Con agregado de la Redacción

ULTIMA HORA:  El partido demócrata ha ganado el control del Senado de Estados Unidos con 50 escaños, ante la inminente victoria de la legisladora Catherine Cortez Masto en el estado de Nevada, de acuerdo con las proyecciones este sábado (12.11.)

El partido del presidente Joe Biden se hace así con la mayoría del Senado, frente a los 49 republicanos que han obtenido hasta ahora los republicanos, según las proyecciones de los medios estadounidenses.

La segunda vuelta de los comicios en Georgia, que se celebrará el 6 de diciembre, decidirá qué partido obtendrá el último escaño que queda por decidir en estas elecciones de término medio.

Aunque los republicanos ganen las reñidas elecciones de Georgia, el partido Demócrata mantendrá la mayoría, ya que la presidenta Kamala Harris dispone de un voto de calidad en caso de empate en la Cámara Alta.

Por Diego Carcedo (*)

Sin embargo demócratas y republicanos todavía están disputando voto a voto en los escrutinios de varios Estados la conquista algunos de los puestos en el Senado y la Cámara de Representantes que están por adjudicar.

La desconfianza generada por la negación del ex presidente Donald Trump del resultado de las presidenciales de hace dos años obliga a contar los votos con mayor rigurosidad si cabe. Pero a estas alturas del escrutinio ya puede concluirse que no habrá «marea roja» republicana, que el presidente Joe Biden se ha salvado de la debacle electoral que se le auguraba, y que, por el contrario, los candidatos respaldados por Trump no están cosechando el éxito esperado.

Las elecciones intermedias de Estados Unidos, al no incluir el ticket presidencial, siempre despiertan menos atención, pero no dejan de ser muy importantes: determinan la evolución del tramo final de la Legislatura y anticipan las primeras señales sobre lo que serán las primarias y las presidenciales de 2024.

Este año coinciden una serie de circunstancias que incrementaban la incertidumbre, primero por la influencia de los efectos que subyacen de la aún reciente pandemia o las polémicas creadas por el Tribunal Supremo sobre la legalización del aborto y, de manera muy especial, la inflación que tanto afecta a las economías domésticas. Todo sin olvidar las intrigas permanentes de Trump en busca de candidatarse de nuevo en las presidenciales y las dudas que plantea el futuro de Biden, cuya imagen está muy perjudicada desde la caótica retirada de Afganistán y, por supuesto, los problemas que creó el desempleo y el aumento del coste de la vida.

El escrutinio, cuyo ritmo y horarios varía en los diferentes estados, se centra ahora fundamentalmente en la elección de los miembros de las dos cámaras. Y en estos momentos incluso más en la de Representantes, donde los demócratas corren el peligro de perder la exigua mayoría de cinco escaños con que contaban. En el Senado, donde estaban empatados y el voto decisorio de la vicepresidenta Kamala Harris determina, la mayoría continúa dependiendo de un escaño entre los seis que se hallan todavía en disputa. Las mayorías parlamentarias son decisivas para que los dos años que le quedan a Biden en la Casa Blanca puede sacar adelante los proyectos que ha venido anticipando y mejorar su imagen de cara a la reelección que repetidamente ha dicho que buscará a pesar de las reticencias que ofrece su partido por las dudas que plantea su edad.

Trump, que es la preocupación de muchos, temerosos del apoyo fanático con el que sigue contando, no ha obtenido -ni cabe ya que lo mejore mucho- el impacto que buscaba en el electorado para sus pretensiones.

Algunos de sus candidatos, tanto para senadores como para representantes, ofrecen un balance de resultados menor del que se esperaba en las encuestas. Pero esto tampoco permite decir que hayan sido unos resultados desastrosos y que no se haya visto que cuenta con seguidores radicales y hasta violentos que no sólo le garantizan votos sino también actitudes proselitistas deleznables.

El intento de golpe de Estado ante el Capitolio, apoyando la falacia de que había habido fraude en las elecciones que dieron la victoria a Biden, es un ejemplo. Como lo es hoy, observando la marcha del escrutinio en los segundos niveles, la cifra de doscientos de sus candidatos a puestos altos en los gobiernos de los Estados que consiguieron ser elegidos.

…………………

*Periodista e historiador español (Asturias, 1940). Ex corresponsal en Lisboa y Nueva York. En 1989 y 1990, ocupó el cargo de Director de Informaciones de la Televisión Española, para en 1991 asumir como Director de Radio Nacional de España, cargo en el que se desempeñó hasta 1996. Aporte de Other News.