El Pleno de la Convención Constitucional aprobó este lunes el artículo número uno de la propuesta de nueva Constitución, que señala que «Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es plurinacional, intercultural y ecológico», dejando de lado, eventualmente, el Estado subsidiario de la actual Carta Magna.

En detalle, los incisos de este artículo indican que «se constituye como una República solidaria, su democracia es paritaria (concepto que reconoce el hecho de que la democracia sólo puede ser auténtica cuando abraza a los seres humanos tal como realmente son, mujeres y hombres, y no como alguna forma de entidades abstractas y neutrales)  y reconoce como valores intrínsecos e irrenunciables la dignidad, la libertad, la igualdad sustantiva de los seres humanos y su relación indisoluble con la naturaleza».

Y, añade que «la protección y garantía de los derechos humanos individuales y colectivos son el fundamento del Estado y orientan toda su actividad. Es deber del Estado generar las condiciones necesarias y proveer los bienes y servicios para asegurar el igual goce de los derechos y de integración de las personas en la vida política, económica, social y cultural para su pleno desarrollo».

La constituyente Constanza Schönhaut (Convergencia Social) sostuvo que con este artículo «dejamos atrás el Estado subsidiario que ha dejado al mercado nuestros derechos, perpetuando desigualdades! Será deber del Estado garantizar condiciones dignas de vida a las personas. No mas ciudadanos de primera y segunda clase».

Además, se aprobó que los emblemas nacionales de Chile son la bandera, el escudo y el himno nacional: «El Estado reconoce los símbolos y emblemas de los distintos pueblos indígenas», señala.

Como también se aprobó que Chile es un Estado «plurilingüe», y que su idioma oficial es el «castellano y los idiomas de los pueblos indígenas serán oficiales en sus territorios y en zonas de alta densidad poblacional de cada pueblo indígena. El Estado promueve el conocimiento, revitalización, valoración y respeto de las lenguas indígenas de todos los pueblos del Estado Plurinacional».

Finalmente, los constituyentes aprobaron que la Constitución asegure «la igualdad sustantiva de género, obligándose a garantizar el mismo trato y condiciones para las mujeres, niñas y diversidades y disidencias sexogenéricas ante todos los órganos estatales y espacios de organización de la sociedad civil».

Críticas de Lagos

El vicepresidente de la Convención Gaspar Domínguez, respondió a los dichos del expresidente Ricardo Lagos en torno a la nueva Carta Magna.

El exmandatario manifestó en Radio Duna, que se deben hacer cambios en el proceso, de lo contrario “me temo que podemos tener una Constitución muy inadecuada para las necesidades del país”.

Ante esto, Domínguez le entregó una valoración a sus palabras “tiene punto” a lo que agregó que “los convencionales debemos tener la suficiente humildad para poder escuchar las voces de personas”, que van desde las organizaciones sociales a los expertos.

“Yo creo que el Presidente Lagos tiene un punto por cierto, él lo que dijo en particular es que no estaba de acuerdo con cuestiones que se estaban resolviendo en régimen político (…) Yo creo que la Convención, los convencionales debemos tener la suficiente humildad para poder escuchar las voces de personas, desde organizaciones sociales, de expertos, de distintas personas para poder escuchar consejos de cómo mejorar lo que estamos haciendo. Y la buena noticia es que las preocupaciones del Presidente Ricardo Lagos como en relación, por ejemplo, al régimen político, son cuestiones que están resueltas”, manifestó en Tele 13 Radio.

“Yo haría un llamado es que cuando las personas, la ciudadanía, los expertos quieren opinar, por favor, lo hagan, a nosotros nos hace muy bien eso, pero que esa opinión ojalá se refiera a un aspecto específico para que pueda ser mejorado”, agregó.