Sin resultados se realizó y concluyó el encuentro este jueves en Antalaya,  Turquía,  entre los ministros de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el  ucraniano, Dmytro Kuleba, en lo que fue el tercer encuentro entre ambos países en guerra tras la invasión rusa en territorioi ucraniano. Esta vez participó también el canciller turco Mevlut Cavusoglu.

Bildkombo Sergej Lawrow, Mevlüt Cavusoglu und Dmytro Kuleba

El Gobierno ucraniano afirmó que Rusia le ha transmitido este mismo jueves que seguirá con su ataque hasta que se cumplan sus demandas y que eso significa la rendición, algo que «no es aceptable», dijo el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, tras la fracasada reunión en Antalaya.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, está dispuesto a reunirse con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, pero sólo si se trata de llegar a acuerdos.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pronunció un discurso en el que fustigó las sanciones occidentales a su país y afirmó que, con ellas, «los países occidentales decepcionan a sus propios ciudadanos.»

A su vez Lavrov descartó este jueves «cualquier dependencia futura de Occidente», ya que, afirmó, «sabemos que nos traicionará de nuevo, como traiciona sus propios valores». Lavrov hizo esta afirmación tras sostener que el único formato posible para entablar conversaciones con Ucrania son los encuentros en Bielorrusia.

Por otro lado la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, declaró este jueves en Varsovia que la OTAN se ha vuelto «más fuerte» y Rusia «más débil», debido a la agresión rusa en Ucrania.

«La alianza de la OTAN es más fuerte y Rusia es más débil por lo que ha hecho (el presidente ruso Vladimir) Putin», señaló Harris, mientras que su anfitrión, el presidente Andrzej Duda, denunció la invasión de las fuerzas rusas, que calificó de «barbarie con características de genocidio».

Entretanto el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, calificó este jueves de «odioso crimen de guerra» el bombardeo a un hospital pediátrico en la ciudad ucraniana de Mariúpol, que dejó un saldo de tres muertos y 17 heridos. «El bombardeo ruso a un hospital pediátrico es un odioso crimen de guerra», dijo Borrell en Twitter, añadiendo que los ataques contra áreas residenciales y el bloqueo a convoyes de ayuda humanitaria «deben cesar de inmediato». De acuerdo con Borrell, Mariúpol «está bajo asedio».

Así el corredor humanitario de Mariúpol acordado entre Ucrania y Rusia para evacuar a la sitiada ciudad ucraniana se encuentra totalmente bloqueado, mientras el abierto en los alrededores de Kiev mantiene una mejor situación, aunque también su evolución es incierta.

Comunicación europea con Putin

La solución a la guerra debe pasar por «negociaciones entre Ucrania y Rusia», dijeron el presidente francés Emmanuel Macron y el canciller alemán Olaf Scholz en una conversación telefónica este jueves con el presidente ruso Vladimir Putin. «Macron y Scholz han insistido en el hecho de que cualquier solución de esta crisis debe pasar por negociaciones entre Ucrania y Rusia», indicó una fuente gubernamental alemana. En el llamado, los dirigentes francés y alemán también «han exigido de Rusia un alto el fuego inmediato».

Un día después del ataque a un hospital materno infantil en Mariupol, el hecho continúa provocando reacciones de condena internacional. Rusia, sin embargo, criticó lo que dijo eran «protestas patéticas». Justificó la acción al asegurar, sin pruebas, que ya no había un hospital sino una base militar. 

La estratégica ciudad de Mariupol sigue sitiada y bombardeada por las fuerzas rusas. Las autoridades reconocen que no saben cuántos muertos ha dejado allí la invasión. Calculan que han podido enterrar 1,200 cadáveres, muchos en una fosa común. 

Rusia respondió a la ola de sanciones internacionales con su propia prohibición de exportar a 48 productos, como insumos agrícolas, a países que el gobierno considera hostiles. Sin embargo, Moscú seguirá exportando energía mientras la UE busca una fórmula para dejar atrás su fuerte dependencia de los hidrocarburos rusos. 

Fuerzas rusas se acercan a Kiev y Chernihiv está «aislado»

Fuerzas rusas realizaron un considerable avance de unas 3 millas (5 kilómetros) rumbo a Kiev. Ahora se ubican en las cercanías del aeropuerto Hostomel, según dijo a los periodistas el jueves un alto funcionario de defensa estadounidense citado por CNN. 

Las fuerzas rusas continúan “avanzando con sus tropas” a lo largo de dos líneas paralelas fuera de Kiev, y en esas líneas, la línea más cercana ha “alcanzado unos 40 kilómetros al este de la capital ucraniana», dijo el funcionario.

Señaló además que la ciudad de Chernihiv está “ahora aislada”. 

Informó que las fuerzas rusas han realizado «775 lanzamientos de misiles» de «todas las rayas, todas las variedades diferentes» desde el comienzo de su invasión en Ucrania. 

Además, se han registrado “informes de cortes de Internet, particularmente alrededor de Mariupol y Kherson”, en las últimas 24 horas, agregó el funcionario. 

Centenares de muertos

La ONU eleva a 549 el balance de muertes de civiles confirmadas en la guerra en Ucrania

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos reportó este jueves que el balance de muertes civiles que ha podido confirmar en la guerra de Ucrania es de 549. 

ACNUDH, que calcula en cerca de mil los heridos por la invasión rusa a Ucrania, volvió a insistir en que esos números son los que ha podido verificar con su estricto baremo. 

“ACNUDH cree que la cifra real es significativamente más alta”, señala el comunicado de la agencia, que reconoce no haber podido introducir en su cálculo las supuestas decenas de civiles que han perecido en Vonovaja, Mariupol o Izyum. 

El gobierno ruso negó este jueves que sus tropas tuvieran responsabilidad en el ataque al hospital materno infantil de Mariupol. El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que las dos explosiones que golpearon la instalación fueron plantados en una “provocación escenificada para incitar una agitación antirrusa en Occidente”. 

Más de 80,000 personas han sido evacuadas de los alrededores de Kiev y Sumy en los últimos dos días, según el gobierno de Ucrania. 

Según el Alto Comsionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), más de 2.3 millones de personas han huido de Ucrania desde que empezó la invasión el pasado 24 de febrero.