Gabriel Boric comenzó su discurso de triunfo en lengua mapuche y afirmó que será el mandatario“de todos los chilenos”, repitió ante una multitud, como había dicho minutos antes en una conversación televisada con el mandatario saliente Sebastián Piñera

El ex líder estudiantil de izquierdas calificó la jornada electoral de este domingo como un “momento histórico” en el que comienza un proceso de transformación en el país: “Los tiempos que vienen no van a ser fáciles. Tendremos que hacer frente a las consecuencias sociales, económicas y sanitarias de la pandemia. Vamos a avanzar con pasos cortos pero firmes”.

“Vamos a tener que priorizar para ir logrando avances. Esos avances los queremos discutir con ustedes. Nuestro gobierno va a ser un gobierno abierto, porque un gobierno no avanza solo», agregó Boric, quien reconoció que para que esos avances sean “sólidos” requerirán de “acuerdo amplios”.

En ese sentido, sostuvo que “va a ser una necesidad y una convicción avanzar con todos los sectores que estén dispuestos a ello”, y aseguró que buscará “construir alianzas” con los distintos sectores políticos y sociales.

El flamante presidente de Chile agradeció a sus rivales en la contienda electoral y abogó por un Gobierno que tienda puentes: “El futuro de Chile nos necesita a todos del lado de la gente. Espero que tengamos la madurez de contar con sus ideas y propuestas. Con Kast sabremos construir puentes para que nuestros compatriotas puedan vivir mejor”.Miles de chilenos se movilizaron para festejar el triunfo de Gabriel Boric.

Por su parte, detalló que su gestión estará enfocada en garantizar el derecho a los pueblos originarios, a las diversidad y las mujeres, y a dejar atrás “la herencia patriarcal”. Asimismo, hizo especial énfasis en la lucha contra el cambio climático y en fortalecer la democracia.

“Nuestro proyecto significa avanzar en más democracia (…) Vamos a defender el proceso constituyente, motivo de orgullo mundial. Por primera vez estamos escribiendo una constitución de forma democrática, paritaria, con participación de los pueblos originarios. Cuidemos este proceso”.

“En los años que vienen se juega el futuro de nuestro país. Seré un presidente que cuide a la democracia y no que la exponga; que combata los privilegios de unos pocos, y trabaje día a día por la calidad de vida de la familia chilena”, agregó.

Según afirmó ante sus seguidores, “desestabilizar las instituciones democráticas conduce al reino del abuso y desamparo de los más débiles”: “Mi compromiso es cuidar la democracia todos los días de gobierno. Una democracia sustantiva, que no se reduce a lo que ocurrió hoy, sino una democracia en la que la sociedad civil tenga protagonismo”.

El presidente electo aseguró que su plan de gobierno se centrará en los principales problemas sociales. Al respecto, aseguró que buscará un crecimiento económico, pero advirtió “un crecimiento económico que se asienta en la desigualdad tiene pies de barro”: “Sólo con cohesiones social podremos avanzar hacia un desarrollo sostenido (…) Vamos a expandir los derechos sociales, con responsabilidad fiscal. Eso permitirá mejorar las pensiones y la salud”.

Boric habló del “drama” por la falta de viviendas y el acceso a servicios básicos. Prometió “fortalecer la educación pública” y “garantizar los derechos de los trabajadores para construir un país con trabajos dignos, y mejores salarios”. También comentó que redoblará esfuerzos contra la inseguridad “para hacer de los barrios un lugar más seguro, libre del narcotráfico”: “Vamos a recuperar el espacio público, invirtiendo en cultura y educación”.

Además, aseguró que pondrá especial atención en el cuidado del medio ambiente: “El cambio climático no es una invención, está acá, genera efectos directos sobre nuestras vidas y sobre las futuras generaciones. Los jóvenes del mundo han alzado la voz ante los poderes irracionales que siguen destruyendo el mundo; no queremos más zonas de sacrificio”.

Por último, consideró vital el respeto a los derechos humanos:»El respeto a los derechos humanos es siempre, y en todo lugar, un compromiso inclaudicable.

Por ningún motivo podremos tener un presidente que le declare la guerra a su propio pueblo. A todas las víctimas de derechos humanos no nos cansaremos de buscar verdad, justicia, y no repetición. Nunca más impunidad en nuestro Chile”. Gabriel Boric habló por primera vez tras el triunfo en una conversación televisada con el presidente saliente Sebastián Piñera

Un par de horas antes de su presentación ante sus seguidores, Boric conversó telefónicamente con Piñera. Durante la llamada entre el mandatario saliente y quien lo reemplazará, una tradición que se realiza siempre tras las elecciones presidenciales, Piñera felicitó al candidato que asumirá el cargo el 11 de marzo de 2022. “Usted va a ser uno de los presidentes más jóvenes de los últimos tiempos y uno siempre tiene que saber combinar la fuerza y el idealismo de la juventud con la experiencia”, manifestó.

A sus 35 años -la edad mínima para acceder al cargo-, Boric, que encabeza una alianza entre el Frente Amplio y el Partido Comunista, se impuso con un 55,8 % de los votos al abogado ultraderechista José Antonio Kast, que obtuvo un 44,1 % de, con más del 96 % de las mesas escrutadas.

Voy a dar lo mejor de mí para estar a la altura de este tremendo desafío», agregó Boric, partidario de ampliar el papel del Estado hacia un modelo de bienestar con acento ecologista, feminista y regionalista.

Boric se convertirá en el presidente más izquierdista desde el Gobierno del derrocado Salvador Allende (1973-1990) y el primero que no forma parte de los dos grandes bloques que se repartieron el poder desde el retorno a la democracia en 1990.

Quedó atrás Kast, un abogado católico de 55 años con un fuerte discurso antinmigración y líder de Partido Republicano, que con la mitad de las meses escrutadas reconoció su derrota. “Acabo de hablar con Boric y lo he felicitado por su gran triunfo. Desde hoy es el presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva”, expresó el ultraderechista.

El flamante presidente de Chile obtuvo un amplio apoyo en la capital y en otros núcleos urbanos como Valparaíso aunque también logro imponerse en regiones y zonas rurales como Atacama, O’Higgins o Antofagasta, que había perdido en primera vuelta.

Boric, que tomará posesión por un período de cuatro años, deberá coser las heridas que dejó la crisis social de 2019, una ola de masivas protestas por la igualdad que dejaron una treintena de muertos y pusieron en jaque al Gobierno actual y a las fuerzas de seguridad.

También liderará la implementación de las normas de la nueva Constitución en caso de aprobarse y deberá encabezar la recuperación económica tras la pandemia, en momentos en que se terminan las ayudas sociales para la apurada clase trabajadora.