El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago formalizó a Ana María Pinochet, esposa del ex comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, (en la foto de portada aparece con el Presidente Sebastián Piñera) , por el presunto delito de lavado de dinero.

A su vez, el fiscal José Morales, de la zona Centro Norte, reformalizó a Fuente-Alba por el mismo delito. A ambos la fiscalía les imputa el cargo de autores.

El Presidente Sebastin Piñera  criticó en televisión la autonomía de las orgánicas que tienen las FFAA y recalcó que su gobierno ha trabajado por cambiar el sistema de financiamiento de éstas, «enviamos un proyecto de ley que establece que la fiscalización a las FFAA no las harán las FFAA, además que la rendición de cuentas de gastos reservados no sean sin ningún control».

«Dejamos pasar esto por demasiado tiempo», recalcó como mea culpa el Presidente, quien en varias oportunidades sostuvo que las FFAA en general pasaron mucho tiempo sin vigilancia y «pensando que podían hacer lo que quisieran». «Estamos tomando todas las medidas para que esto no vuelva a ocurrir», aseveró el jefe de Estado.

En 2019, el ex alto mando militar Juan Miguel Fuente Alba fue formalizado por el delito de lavado de activos entre 2010 y 2016, periodo en que el Ministerio Público aseguró que los gastos del exgeneral llegaron a $7.300 millones. El incremento patrimonial ha estado en el ojo del órgano persecutor. En ese sentido, viajes, propiedades y la adquisición de autos de alta gama han sido cuestionados por la fiscalía, como informó La Tercera digital.

En noviembre de 2020, el Consejo de Defensa del Estado se querelló en contra de Ana María Pinochet. Según ese organismo, la pareja del ex comandante en jefe aumentó su patrimonio en un 281% en un período de siete años. La defensa de la acusada pidió al Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago que se declarara inadmisible la acción del CDE, lo que fue rechazado por el tribunal.

En paralelo, la justicia militar también inició una causa contra Fuente-Alba: en 2019 la ministra Romy Rutherford lo procesó por el delito de malversación de caudales públicos, por cerca de $ 3.500 millones.

En más de cuatro horas, en la audiencia de este jueves el fiscal Morales entregó una serie de detalles sobre millonarios movimientos bancarios de la pareja, tanto en pesos como en dólares. De acuerdo a la investigación, el matrimonio hacía uso personal de dineros correspondientes a gastos reservados.

El persecutor afirmó que “la imputada e imputado con el dinero recibido como consecuencia del delito base realizaron una serie de inversiones, contratos y gestiones con ánimo de lucro, logrando integrarlo al sistema económico formal, vulnerando los sistemas de controles preventivos en materia de lavado de dinero”.

Morales aseguró que la pareja utilizó ocho modalidades para lavar el dinero. El fiscal dijo que desde las cuentas bancarias que mantenían Fuente-Alba y Pinochet realizaron una serie de compra de acciones en firmas como Banco de Chile, Copec, Latam, Soquimich, entre otras.

En otra modalidad de lavado de dinero, el fiscal mencionó la compra de vehículos con 35 operaciones de compra y venta de automóviles. En ese listado figuran autos de la marca Audi y Porsche.

El fiscal solicitó que las medidas cautelares fuesen la obligación de la fijación de domicilio y arraigo nacional, lo que fue aceptado por el juez Jaime Fuica Martínez. Por su parte, se mantuvieron las medidas cautelares con las que cuenta Fuente-Alba, vale decir, firma mensual y arraigo.

Según el diario El Mostrador, «los Fuente-Alba Pinochet partieron como cualquier otra familia integrada por un oficial de Ejército. Padres de tres hijos, el teniente Fuente-Alba comenzó sus destinaciones en Coyhaique. Tres años después, volvió al Regimiento Buin, etapa en que la familia no tiene grandes lujos. De regreso en Santiago, en 1985, Anita Pinochet inscribió su primer auto, un Renault 5 que se ganó en un sorteo. Su marido se graduaba en la Academia de Guerra.

«Luego, entre 1986 y 1987, Fuente-Alba fue destinado a El Salvador, en comisión de servicio, país donde supo lo que era recibir un sueldo en dólares y descubrió que podía tener ingresos por la vía de otras asignaciones, como víaticos, ítems que ya como comandante en Jefe depositaba en el banco británico HSBC.

«El detalle del Renault 5 no es menor, porque entre 1984 y 2018 Anita Pinochet registra a su nombre 12 autos. Hoy figuran dos: un Audi A3 Sportback y un Mercedes Benz E-500 del 2005. Su nombre también aparece en las transacciones con automóviles que están documentadas entre Fuente-Alba y la automotora Klassik Car. Si se cuenta a los hijos, entre todos registran la inscripción de 32 autos, de acuerdo a datos del Registro Civil hasta 2017. Cada siete meses cambiaban el auto para comprar otro vehículo de alta gama.