Por Gonzalo Mingo Ortega

Siempre sostuve la idea que el torneo nacional de futbol Profesional Chileno debía jugarse si o si, con las restricciones sanitarias lógicamente, porque el futbol es una entretención muy importante, más aún en tiempos de Pandemia y Cuarentena. Dicho esto, considero que estamos llegando a una saturación futbolística debido a la cantidad de Torneos y Copas que tenemos que disputar en pocos meses y aunque nos duela decirlo, a nuestros jugadores no les da el “cuero” para tanto y lo vemos por los magros resultados internacionales, que hace años se vienen dando. Sin duda que estas tempranas eliminaciones afectan el rendimiento de estos clubes en el torneo local, que, empiezan a decaer y a “desanimarse”, en definitiva, a jugar peor que antes de participar en estas ansiadas Copas.

Esta semana en Rosario, Newell’ s venció a Palestino (ya eliminado) 3-1, en el último partido de los equipos chilenos por las Copas Libertadores y Sudamericana. Sin mucho esfuerzo logramos conseguir cuatro lamentables derrotas, en que U. Católica, U. Calera, Huachipato y Palestino, recibieron 11 goles en sus arcos y los chilenos se abrazaron solamente 2… un balance que no puede ser peor. De los ocho equipos que iniciaron estas Copas quedan dos en carrera, el equipo “cruzado” que todavía tiene alguna chance de pasar a la otra fase y los “acereros” que quedaron “colgando”, a la espera de un milagro.

Hace algunas horas se confirmó que Colombia no será sede de la Copa América 2021, donde debía jugar el grupo B, que lo integran Perú, Venezuela, Ecuador, Brasil y Colombia. Informaciones señalan que la decisión de no realizar la Copa América en Colombia surge luego de que los presidentes de las federaciones asociadas a Conmebol recibieron el informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos en el que señalan que, además de la situación crítica por el COVID-19, la realidad que vive Colombia por las protestas no garantiza la seguridad a las delegaciones.

Argentina recibe a la sede del grupo A, integrado por Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Argentina. Chile hace rato se viene ofreciendo como posible candidato para reemplazar a los ”cafeteros” y realizar en nuestro país la fase del grupo B, actitud que no me gusta mucho, pues pareciera que estamos deseando que Colombia no pueda organizarlo, algo así como “el lobo, mirando el gallinero”. Hasta este momento la Conmebol no oficializó a Argentina como la sede completa del torneo, ni ha designado a otro país para su reemplazo.

Para terminar, podemos decir que esta seguidilla de compromisos internacionales a nivel de clubes, no nos favorecen en demasía, porque de tanto competir, quedamos al descubierto de nuestras importantes falencias futbolísticas. Es notorio el desequilibrio, entre el talento y técnica o “buen pie” como lo llamamos ahora, con la deplorable parte física y psicológica. Ojo desde la extinción de la “Generación Dorada”, hace al menos siete años que, no aparece un jugador chileno excluyente y relevante para jugar en las ligas y clubes mayores de Europa. En mi opinión, o mejoramos drásticamente el trabajo físico-psicológico, o tendríamos que pedirle a la FIFA, que los segundos tiempos, duraran 25 minutos.