Mal les va a dos dirigentas políticas latinoamericanas, la ex presidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez, y la ex candidata presidencial en Perú Keiko Fujimori. Ambas deberán enfrentar ahora la justicia y posiblemente podrían ir a la cárcel.

La Fiscalía de Bolivia ordenó la detención de la expresidenta interina Jeanine Áñez (foto izquierda) y sus exministros Yerko Núñez, Arturo Murillo, Álvaro Coímbra, Rodrigo Guzmán y Fernando López, en relación al golpe de Estado contra el Presidente constitucional Evo Morales en 2019.

Según el diario boliviano  La Razón, frente a la imputación fiscal que circula en redes sociales, existen suficientes pruebas contra Áñez sobre una probable participación en delitos de terrorismo, conspiración y sedición.

Por otra parte, en Perú, la Fiscalía presentó esta semana una nueva grave acusación contra la candidata presidencial de Fuerza Popular, Keiko Fujimori (foto arriba derecha), a quien se le pide una pena de prisión de 30 años y diez meses por varios delitos, entre ellos blanqueo de capitales y organización criminal.

El fiscal del equipo especial Lava Jato (Caso Odebrecht), José Domingo Pérez,  entregó dos años después de que comenzara la investigación una acusación de más de 15.000 páginas al juez encargado del caso, Víctor Zúñiga Urday.

La líder de Fuerza Popular está acusada de haber recibido sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht para financiar sus campañas electorales de 2011 y 2016 a cambio de favores en el caso de que hubiera logrado el triunfo.

En el caso de Bolivia contra Áñez, la orden judicial busca la aprehensión de los acusados para evitar una posible una fuga del país, ya que cuentan con flujo migratorio activo.

En Perú el fiscal Pérez (izquierda) dijo que en el caso de Fujimori “estamos  ante una organización criminal y hemos presentado los cargos para que el Poder Judicial los evalúe”, tras entregar los documentos al juez Zuñiga Urday, como informó el diario El Comercio de Lima.

El informe de Pérez, en el que también se incluyen otros dos delitos -obstrucción a la justicia y falsa declaración-, solicita una veintena de medidas cautelares contra Fujimori, entre ellas la imposibilidad de poder salir del país durante 36 meses, tiempo estimado que la Fiscalía prevé que durará el proceso acusatorio y el juicio oral.

La Fiscalía, que también ha solicitado la disolución de Fuerza Popular (el “partido”  de Fujimori)  ha acusado a otras 40 personas, entre ellos a su esposo  Mark Vito Villanella, para quien ha solicitado 22 años y 8 meses de prisión.

Nada más conocer la noticia, Fujimori ha utilizado sus redes sociales para compartir una fotografía de ella subida a un tractor y enfatizar que seguirá enfrentándose a la “persecución” de la que ha dicho está siendo víctima.

“Por más que un fiscal quiera ahora meterse en la recta final de la primera vuelta, yo seguiré enfrentando esta persecución y avanzando con energía para que juntos podamos superar esta emergencia sanitaria y económica“, ha escrito Keiko en su cuenta de Twitter.

Según las últimas encuestas para las elecciones del próximo 11 de abril, Fujimori es la tercera opción con mejor intención de voto junto al candidato también conservador de Victoria Nacional, George Forsyth, con el 8,1 por ciento.