Rusia duda que haya habido un ataque contra la figura líder de la oposición el 20 de agosto de 2020 con el agente químico prohibido internacionalmente Novichok.

Cuatro laboratorios, incluido uno de las fuerzas armadas alemanas, habían detectado el agente nervioso en la sangre de Navalny.

La UE impuso inicialmente sanciones por el envenenamiento. Después de que Navalny fuera sentenciado a más de dos años de prisión en febrero, Bruselas agregó más sanciones el martes. Estados Unidos siguió con sus propias sanciones.

Peskov calificó los pasos de inaceptables y perjudiciales para las relaciones rusas con la UE y los EE. UU. Fue una interferencia en los asuntos internos de Rusia, dijo.

Al mismo tiempo, dijo que las medidas punitivas serían ineficaces contra los rusos afectados. «Estas personas no viajan al extranjero de todos modos y no tienen derecho a abrir cuentas en bancos extranjeros o tener propiedades en el extranjero», dijo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia también ha anunciado contra-sanciones. «La respuesta está llegando, ya se está elaborando. No se preocupen», dijo el miércoles la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, a la televisión estatal rusa.

Las nuevas sanciones de la UE están dirigidas a los responsables de la detención de Navalny. El fiscal general de Rusia, Igor Krasnov, y el jefe del Comité Central de Investigación, Alexander Bastrykin, se ven afectados.

Además, se nombra al jefe del sistema penitenciario, Alexander Kalashnikov, y al comandante de la Guardia Nacional, Viktor Zolotov.

Mientras tanto, después de que el encarcelamiento de Navalny condujera a protestas masivas contra el gobierno en Rusia, Putin ordenó controles más estrictos de los llamados a manifestaciones para niños y menores en línea.

«El hecho de que se incite a menores para que participen en acciones callejeras no autorizadas es, por supuesto, una violación de la ley y, de acuerdo con la ley, tiene que haber una reacción», dijo Putin en una reunión con representantes del Ministerio del Interior el miércoles.

Entre mediados de enero y principios de febrero, decenas de miles de personas, incluidos muchos jóvenes, salieron a las calles para exigir la liberación de Navalny.

Los funcionarios han acusado repetidamente a los partidarios de Navalny de engañar a los jóvenes y alentarlos a violar la ley.

Este domingo, el opositor fue arrestado poco después de aterrizar en Moscú desde Alemania, cinco meses después de casi morir por un envenenamiento del que acusa a las autoridades rusas.

Navalny permanecerá bajo custodia durante los próximos 30 días, ya que fiscales rusos afirman que violó los términos de la libertad condicional de una sentencia suspendida por malversación de fondos. El próximo 29 de enero se celebrará una audiencia para determinar si dicha condena debe ser reemplazada por una pena de cárcel.

Tanto Estados Unidos como varios gobiernos europeos han exigido la liberación del opositor, aunque de momentoMoscú rechaza las condenas internacionales al igual que cualquier tipo de implicación en su envenenamiento.

La justicia rusa condenó este martes al opositor crítico del Kremlin Alexei Navalny a una pena de tres años y medio de cárcel por incumplir los términos de su libertad condicional.

La sanción de este martes supone la reimposición de una condena por malversación de fondos que había sido suspendida en 2014.

La condena se debe a que Navalny había faltado a sus citas de libertad condicional cuando estaba en coma en un hospital en Alemania recuperándose de un intento de asesinato con el agente nervioso novichok.

De pie en un cubículo de vidrio, Navalny, que fue detenido a mediados de enero cuando regresó al país, sonrió y dibujó un corazón en el aire para su esposa Yulia mientras el juez leía el veredicto.