Todo parece indicar que el nuevo secretario de Estado de Estados Unidos sea bajo el presidente Joe Biden, Antony J. Blinken, defensor de las alianzas globales y asesor de política exterior del mandatario electo.

Según The New York Times, su política se orientaría en tratar de fusionar a los socios internacionales escépticos en una nueva competencia con China.

Blinken, de 58 años, ex vice secretario de Estado bajo el presidente Barack Obama, comenzó su carrera en el Departamento de Estado durante la administración Clinton. Se espera que sus extensas credenciales de política exterior ayuden a calmar a los diplomáticos estadounidenses y a los líderes mundiales por igual después de cuatro años de las estrategias de rebote de la administración Trump y el arrebato nacionalista, dice el Times.

También se espera que Biden nombre a otro asistente cercano, Jake Sullivan (foto derecha), como asesor de seguridad nacional, según una fuente cercana al proceso de instalación del nuevo Gobierno. Sullivan, de 43 años, sucedió a Blinken como asesor de seguridad nacional del entonces vicepresidente Biden bajo el Gobierno de Omaba y se desempeñó como jefe de planificación de políticas en el Departamento de Estado bajo Hillary Clinton.

Blinken y Sullivan, tienen una visión común de cómo debe funcionar el mundo y ambos son de la plena confianza de Biden y encabezaron el rechazo del principio “Américan First” de Donald Trump que sólo demostró que aisló a Estados Unidos y creó oportunidades y vacíos para sus adversarios.

Biden planea anunciar sus selecciones muy pronto y mientras Trump sigue empeñado en insistir en revisar el resultado de las elecciones que le propinó una derrota gigantesca.

Igualmente se espera que Biden nombre a Linda Thomas-Greenfield, una veterana de 35 años del Servicio Exterior que ha servido en puestos diplomáticos en todo el mundo, como su embajadora ante las Naciones Unidas.

Thomas-Greenfield es de raza negra  y a pesar de su experiencia y conocimientos durante el gobierno de Trump fue reducida a un asiento más en su Consejo de Seguridad Nacional.

Con Blinken en la Secretaría de Estado, las prioridades serán otras como restablecer a los Estados Unidos como un aliado de confianza que esté dispuesto a reincorporarse a los acuerdos e instituciones mundiales, incluido el acuerdo climático de París, el acuerdo nuclear con Irán y la Organización Mundial de la Salud, que fueron desechados por  Trump.

«En pocas palabras, los grandes problemas a los que nos enfrentamos como país y como planeta, ya sea el cambio climático, si se trata de una pandemia, si se trata de la propagación de armas malas, para afirmar lo obvio, ninguno de ellos tiene soluciones unilaterales», ha dicho Blinken “incluso un país tan poderoso como Estados Unidos no puede manejar solo estos temas mundiales”.

«Verán las primeras elecciones del presidente electo para su gabinete el martes de esta semana», afirmó este domingo su jefe de gabinete, Ron Klain, al programa de ABC «This Week».

¿De la confrontación al diálogo?

Según The Washington Post», de ser confirmado por el Senado, Blinken sustituiría en el cargo a Mike Pompeo, cuyas prioridades al frente de la diplomacia estadounidense incluyeron una relación sin concesiones con China y la contención de Irán.

La designación de Blinken como secretario de Estado podría contribuir a tranquilizar a los aliados tradicionales de la potencia norteamericana, dejados de lado -y en ocasiones insultados- por Trump. Eurófilo comprometido, Blinken, nacido en Nueva York, fue a la escuela secundaria en París, donde su padrastro, un sobreviviente del Holocausto, ejerció la abogacía, y luego trabajó como abogado en Francia.