Las protestas por el descontento social y económico en Guatemala, después de las manifestaciones callejeras del sábado  que terminaron con heridos, 22 detenidos y el incendio de una parte de la sede del Parlamento, además de pedir la renuncia del Presidente conservador Alejandro Giammattei, llevaron hoy al Congreso a suspender la aprobación del presupuesto del país para 2021, que generó precisamente los desórdenes.

La decisión del Parlamento se adoptó con la finalidad de “mantener la gobernabilidad del país y la paz social”, como dijo este lunes el presidente, el oficialista Allan Rodríguez, en un mensaje a la nación por el canal del Congreso.

Presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines a Giammattei, aprobó el martes pasado un presupuesto récord para 2021, propuesto por el Ejecutivo, de casi 12.800 millones de dólares.

Varios sectores de la ciudadanía reclamaron porque el presupuesto no priorizaba el combate a la pobreza, que afecta al 59,3% de los casi 17 millones de habitantes, según cifras oficiales, y dejaba de lado la educación y la salud, en momentos en que la pandemia deja más de 4.000 muertos y casi 120.000 contagios en el país.

Sin embargo, los parlamentarios privilegiaron el desarrollo de infraestructura, beneficio que recae en las firmas constructoras.

Con esta suspensión, ahora los diputados tienen hasta el 30 de noviembre para aprobar un nuevo presupuesto, según la ley. De lo contrario, seguirá vigente el que regía este año, por unos 10.390 millones de dólares. Para Allan Rodríguez, esta situación creará un «espacio de discusión para la gobernabilidad del país».

Las protestas del sábado

El último sábado miles de guatemaltecos salieron a las calles para mostrar su rechazo al Presupuesto General de la Nación 2021 aprobado por los diputados del Congreso la última semana y por las acciones del Gobierno del presidente Alejandro Giammattei, causando graves daños materiales y provocando un incendio en el edificio del Congreso nacional.

La convocatoria a la manifestación pacífica en la Plaza de la Constitución se hizo en redes sociales el mismo día (miércoles 18 de noviembre) que los parlamentarios aprobaron el presupuesto.

En un mensaje en redes sociales del Congreso, su presidente Allan Rodríguez hizo oficial la decisión y fue respaldado por otros integrantes de la directiva parlamentaria y algunos jefes de Bloques.

Rodríguez y el resto de los diputados se reunieron la noche del domingo en la zona 10 capitalina para discutir el futuro del presupuesto y decidieron suspender el trámite.

Señaló que pese a que han cumplido con su función constitucional, pero que con la finalidad de mantener la gobernabilidad del país y la paz social acordaron suspender dicho trámite para el Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado 2021, mediante el procedimiento legislativo correspondiente y que en consecuencia ese decreto no será remitido al Organismo Ejecutivo.

Rodriguez dijo que el Congreso reafirma su compromiso con la democracia, con la paz y la unidad de todos los guatemaltecos y aseguró que están dispuestos a continuar con su labor legislativa, enarbolando la bandera de todos los guatemaltecos.

“Lamentamos y condenamos enérgicamente los actos terroristas desarrollados durante la protesta en contra de las instalaciones del Palacio Legislativo, que desencadenaron el incendio de gran parte del edificio histórico, Patrimonio de la Nación y de todos los guatemaltecos”, puntualizó Rodríguez.

Dijo que desde que en redes sociales se advertía que iban a dañar el edificio del Congreso y también por llamadas telefónicas que recibieron los diputados en donde los amenazaban con las mismas acciones se realizaron coordinaciones con las fuerzas de seguridad para resguardar el perímetro del Congreso.