El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), tiene hoy las cosas más claras que nunca y se ha dado cuenta que como miembro del Partido Comunista tiene escasas probabilidades de llegar a La Moneda.

Este lunes declaró que  existe un «anticomunismo» entre rostros de la centroizquierda, luego de que varios emblemáticos del sector cuestionaran su eventual candidatura al sillón presidencial.

«En dirigentes de la centroizquierda existe un anticomunismo. En dirigentes, no en sectores -remarcó en entrevista con La Tercera- es súper probable que la ciudadanía haya tenido un sesgo anticomunista al salir de la dictadura, por la campaña que hizo la dictadura, de exterminio físico y político del PC, que se vio prolongada en algunos sectores de la Concertación después del término formal de la dictadura, pero la ciudadanía ya dejó de creer esa campaña».

Algunos de los escépticos con la idea de que el alcalde sea el abanderado por el bloque en 2021 son los senadores Felipe Harboe (PPD) y Francisco Huenchumilla (DC), además de la correligionaria de este último Carmen Frei, pero Jadue desdramatizó sus críticas planteando que «es muy probable que ellos sean menos factor de unidad en la centroizquierda de lo que puedo ser yo hoy día».

Por otro lado, después de que Jadue planteara entregar mar a Bolivia para zanjar uno de los problemas que Chile (leer en Kradiario) tiene con su vecino, el timonel y posible presidenciable del PPD, Heraldo Muñoz, lo llamó a no hacer populismo con la política exterior.

«Lo que he dicho y que Heraldo no leyó, porque parece que no es muy bueno para leer, es que temas de esa relevancia los debe resolver la ciudadanía y que ahí no importa la opinión del líder. Eso es lo que nunca ha estado dispuesto a hacer Heraldo, parece que a él no le gusta mucho que la ciudadanía decida», concluyó.

Además, cuestionó que «los mismos que hoy dicen que nosotros no somos factor de unidad han venido varias veces a pedir los votos de los comunistas para que ellos puedan ganar una elección».

Esto significa, para algunos analistas,  que ha habido sectores que se han “servido”  de los comunistas y estos últimos han estado dispuestos a ponerse al servicio de otras fuerzas polítcas. Pero ahora, al parecer, han cambiado las cosas y ningún sector estaría dispuesto a unirse a los extremos políticos chilenos, tampoco con la extrema derecha.

«A uno le llama la atención que algunos puedan juntarse con los comunistas cuando nos toca a nosotros votar por ellos, pero que no puedan juntarse con los comunistas cuando les toca votar por nosotros. Eso lo va a evaluar finalmente la ciudadanía. Me parece un poco doble estándar, un poco hipócrita», reconoció Jadue.

Por lo mismo, el Partido Comunista ha ofrecido a la ex Concertación que «vayamos todos a la primaria y que el programa que gana la primaria se convierta en columna vertebral del programa que acordemos entre todos», de forma que se evite una supuesta «imposición» de su conglomerado, como temen algunos en el bloque.

«Si la ciudadanía escoge al candidato de la DC, tendríamos que apoyarlo, dudo que eso pase, pero efectivamente estamos disponibles. Siempre hemos estado en disposición de apoyar al candidato que más apoye la ciudadanía. Espero que los otros estén dispuestos a lo mismo», añadió.

Volviendo al rechazo a la posibilidad de Jadue como carta presidencial, el jefe comunal señaló que «las reacciones son un poco obvias», pues de momento, y como algunos incluso han reconocido, «no aparece el liderazgo en esa centroizquierda que gobernó tantos años que parezca competitivo y goce de la confianza de la ciudadanía».

«Esto genera inquietud, sobre todo en aquellos que no son muy partidarios de participar en nada que ellos no dirijan. Pero creo que va a llegar el minuto de la unidad. Después de un período en que todos traten de fortalecer sus propias posibilidades, va a llegar el minuto donde todos se sienten en la mesa y se verá si estamos disponibles para regalarle un segundo gobierno a la derecha o darle una alternativa», insistió.