POR WALTER KROHNE

«El Presidente Sebastián Piñera llamó nuevamente al Congreso Nacional a acelerar la aprobación de leyes en materia de seguridad, y destacó que la cadena de suministros «está funcionando con normalidad» (pero hasta ahora).

Igualmente habló el ministro del Interior Víctor Pérez. Ambos mostrando un rostro de fracasados tras el rechazo de los gremios de camioneros a la propuesta oficialista para normalizar la situación provocada por la huelga y los desórdenes  en casi todas las principales carreteras de Chile.

Los dirigentes insisten en que continuarán indefinidamente con el paro.

«El Gobierno está absolutamente atento y preparado para aplicar la ley», dicen las autoridades pero las CNTC y Fedesur rechazan propuesta del Gobierno y llaman a que camiones con mercadería no vayan a Temuco.

El ministro Pérez agregó (con más agua a la sopa) «la violencia y la transgresión a las leyes no están en nuestras carreteras. La violencia a la ley está en quienes queman casas, queman termas, disparan contra gente de trabajo, disparan contra niñas de 9 años, disparan contra familias. Está en en el amedrentamiento a trabajadores».

«Por eso, el Gobierno quiere resolver y solucionar, en el menor tiempo posible la movilización de algunos gremios de camioneros para dedicarnos por entero a combatir y enfrentar el terror que se quiere instalar en Chile y en algunas regiones. Los chilenos queremos vivir en paz y el Gobierno va a trabajar duramente para que eso sea realidad», Sus palabras fueron duramente criticadas en las redes sociales porque hace años que se dice lo mismo y no se ha hecho nada, además el gobierno ni tampoco el Estado tienen las herramientas necesarias para resolver los problemas de la Araucanía como tampoco las tienen contra el narcotráfico ni para un evitable nuevo estallido social , ni siquiera tiene un adecuado plan de inteligencia nacional.

En este problema, todas las autoridades chilenas, tanto del Ejecutivo, Legislativo y Judicial tienen la misma responsabilidad de inoperancia total frente a dar vuelta el problema de la Araucanía como también la violencia generalizada que se aprecia en el país y en la mayoría de las carreteras y autopistas de Chile.

El Presidente llamó al mismo tiempo al Congreso para acelerar la aprobación de leyes que algunos gremios han exigido para avanzar en materia de seguridad.  El Parlamento chileno nuevamente ha demostrado su incapacidad histórica al postergar permanentemente la aprobación de las leyes que siguen esperando en los hemiciclos.

Como escribió el columnista Luis Larraín este sábado en La Tercera, “el gobierno tiene por supuesto una responsabilidad, pues recae en el Ministerio del Interior, encabezado por Víctor Pérez, la tarea de resguardar el orden público. Pero como los dirigentes de los camioneros han dicho, sus demandas alcanzan al Congreso, que no ha avanzado en 13 proyectos de ley que permitirían mejorar la seguridad en los caminos. Uno de ellos, el de robo de madera, fue rechazado por la oposición el 15 de julio pasado en una decisión incomprensible, pues el robo de madera es la principal fuente de financiamiento de los terroristas que atacan a los camiones en La Araucanía y las regiones aledañas. El gobierno usará la insistencia para que continúe su tramitación. También está pendiente el proyecto que permite a las Fuerzas Armadas resguardar infraestructura crítica cuando exista peligro. En tramitación está la ley corta antiterrorista, que tiene un año y cuatro meses en el Congreso. La de modernización de Carabineros y la PDI lleva un año y ocho meses en discusión, lo mismo que la del Sistema de Inteligencia. Por último, un proyecto que mejora la persecución del narcotráfico ingresó hace poco, ante la evidencia de que los grupos terroristas que operan en La Araucanía también utilizan el narcotráfico como fuente de financiamiento”.

«En el sur estamos todos paralizados» José Villagrán, presidente de Fedesur (foto derecha y arriba), reaccionó a los dichos que hoy hizo el Presidente, destacando que son muchos los camioneros paralizados, y que el tema de la aprobación de las 13 leyes queda a los parlamentarios, pues su foco es que «se respete el Estado de Derecho». «La verdad es que nos vuelve a sorprender el Presidente de la República con sus declaraciones (…) me impresiona, él cree que somos dos o tres (camiones), no somos dos o tres, somos muchos. Y él, si no reacciona, se va a arrepentir de aquí a unas 48 horas, porque él se debe a la ciudadanía, y tiene que tomar medidas para que estemos seguros», dijo a Emol.