Una mala semana ha vivido en estos días el Ejército de Chile tras conocerse este martes la decisión de la ministra en visita de la Corte Marcial Romy Rutherford  de procesar a los ex comandantes en jefe de la institución generales en retiro Juan Miguel Fuente-Alba y Humberto Oviedo, por haber entregado falsas declaraciones en el marco del caso fraude en el Ejército. A este hecho se agregan la decisión obligada que este miércoles tuvo que tomar  la comandancia en jefe de la institución de suspender la tradicional Parada Militar del 19 de septiembre debido a la pandemia y del fallecimiento por coronavirus del general en retiro Héctor Orozco en el Penal de Punta Peuco, donde cumplía condena por dos delitos de asesinato durante la dictadura militar.

El fallecimiento de Orozco (93) (foto derecha) , quien alcanzó solamente a estar tres años en prisión (desde el 21 de agosto de 2017-condenado a diez años) se produjo en la madrugada de este miércoles  en el Hospital Militar. Estaba condenado por dos homicidios calificados ocurridos en 1973, en los que aparece él como autor de los asesinatos de Absalon Wegner y Rigoberto Achú, militantes del Partido Comunista y Socialista, respectivamente, hechos ocurridos el 13 de diciembre de 1973. Orozco llegó a cumplir su condena a los 89 años, situación que generó el repudio de su hermano, el nefrólogo y ex presidente de la Universidad de Chile, René Orozco, quien aseguró en su momento que «esto no es justicia, es venganza».

El ex general Orozco ocupó un puesto en el directorio de Televisión Nacional de Chile y fue miembro de la Dirección de Inteligencia del Ejército, organización en la que se basó la creación de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional).

Los nuevos procesos

En el caso de los ex comandantes, la ministra en visita sometió a procesos a los ex comandantes en jefe  Fuente-Alba Poblete y  Oviedo Arriagada, en el marco de la indagatoria que sigue contra ex y actuales miembros de la institución castrense. Ambos encausamientos se realizaron en calidad de autores del delito reiterado de falsedad de documento público militar en las declaraciones de gastos reservados remitidas a la Contraloría General de la República.

En tanto, respecto de Oviedo las declaraciones corresponden a los años 2014, 2015, 2016 y 2017.  El ex militar fue procesado por la magistrada en junio de 2019 en la arista “gastos reservados” y en esa oportunidad se le imputó la malversación de más de $4.500 millones mientras se desempeñaba como comandante en jefe. En la instancia, el fiscal José Morales precisó que durante el período en que estuvo al mando de la institución, entre 2010 y 2014, Oviedo realizó gastos por más de $7.324 millones y el perjuicio fiscal por el delito que se le imputa alcanza los 2.980 millones de pesos al año 2014.

En el caso de Fuente-Alba las declaraciones corresponden a los años 2010, 2011, 2012 y 2013 y a quien la ministra de la Corte Marcial le adjudicó en febrero del año pasado el mal uso de $3.500 millones provenientes de gastos reservados.

En la formalización saltó a la palestra el nombre de la esposa del general (r), Anita Pinochet, también imputada en la causa y quien asoma como factor clave del esquema de blanqueo (en delito de lavado de activos). Otro dato fue la relación del exjefe castrense con Ditec, la empresa a la que adquirió autos de lujo e hizo contratación de costosos viajes, otra de las “dinámicas” de lavado de dinero empleadas por el exmilitar, según la Fiscalía.

Por el delito reiterado de lavado de activos el fiscal José Morales formalizó en el Centro de Justicia al ex comandante en jefe del Ejército, general en retiro Juan Miguel Fuente-Alba. En la diligencia quedaron develadas las maniobras utilizadas para blanquear el dinero por el exjefe castrense, cuyo patrimonio al partir en la comandancia en jefe era de $400 millones y creció explosivamente a $1.500 millones al término de su período. La diligencia fue todo un hito en la historia judicial chilena, ya que se trata de la primera vez en que un ex jefe del Ejército es formalizado en la justicia penal. De acuerdo a las estimaciones de la Fiscalía, Fuente-Alba arriesga penas que van desde los 5 años y un día de presidio a 15 años

Parada Militar

Con respecto a la suspensión de la Parada Militar, la escueta declaración del Ejército señala que la  decisión se tomó de acuerdo a «lo propuesto por la Institución y lo resuelto por la autoridad de Gobierno», aseguró un comunicado. El tradicional evento será reemplazado por una actividad más acotada en la Escuela Militar.