Por Jessika Krohne

www.psicologiaglobal.cl 

El ser humano es un hombre de costumbre. Si bien ha sido muy compleja la vida de los chilenos en los últimos 4 meses, de alguna manera la gente se ha ido adaptando a esta nueva vida.

Una vida en casa, con la familia, haciendo teletrabajo y los niños teniendo clases online en casa. Es una vida monótona, solitaria, lejos de muchos seres queridos, pero por otro lado compartiendo más con la familia nuclear. En este escenario pueden aparecer más fuertes los conflictos de pareja, los problemas con los niños y otras dificultades.

Sin embargo, por otro lado, hay personas que viven solas esta cuarentena. Enfrentar esta soledad y la falta de relaciones interpersonales a veces no es tan fácil.

Cada uno ha vivido la cuarentena a su manera y no ha sido simple, pero de alguna manera se sabe lo que a cada uno le espera durante el día.   

Ayer, el gobierno dio a conocer un programa paso a paso donde se anunciaron diferentes medidas para lograr un desconfinamiento lento pero seguro a futuro. Si bien, ese desconfinamiento es algo deseado por los chilenos, no deja de generar ansiedad.

Muchas preguntas tienen las personas y también temores y miedos que conllevan esta “nueva normalidad. Madres preocupadas por tener que volver al trabajo y no saber que hacer con sus hijos en casa, empleados con miedo a contagiarse, padres que no saben que va a ocurrir con la educación de sus hijos. La gente no sabe como va a ser esa “nueva “normalidad” y los pequeños empresarios no están claros si van a poder subsistir con todas las exigencias que se les van a imponer.

La incertidumbre sobre cómo será la “nueva normalidad” requerirá adaptarse otra vez a algo desconocido. Mucha gente si bien no le gusta esta vida encerrada, sienten que hay un mayor control adentro que fuera del hogar y un menor riesgo a contagiarse. 

La ansiedad es el mecanismo que permite adaptarse a los nuevos escenarios. Por lo que sentirla ahora está dentro de lo esperado, dice el psiquiatra Alberto Aedo. Jefe de la unidad de tratorno afectivo bipolar de la red UC Christus. Cada persona vivirá esta nueva realidad a su manera. 

Es importante definir las cosas que uno puede controlar de las que no dependen de uno. Eso ayudará a mantener la ansiedad a un nivel más adecuado.

Todo comienzo es difícil, pero el hombre es un ser de costumbre, así que también se podrá adaptar a esta “nueva normalidad” con todas las dificultades que pueden conllevar.