El gasto militar mundial subió un 3,6 % en 2019 hasta 1,92 billones de dólares, el mayor aumento interanual desde 2010, impulsado por Estados Unidos, según un informe difundido por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). Esa cifra supone el 2,2 % del Producto Interior Bruto (PIB) global y un gasto medio de 249 dólares por persona, consolidando la tendencia alcista en el gasto mundial registrada desde 2015 después de una caída entre 2011 y 2014 por la crisis financiera.

El gasto militar mundial fue en 2019 un 7,2 % más alto que en 2010, confirmando la tendencia de que el crecimiento se ha acelerado en años recientes. Es el nivel más alto de gasto desde la crisis del 2008 y representa probablemente un máximo histórico”, resalta el estudio de SIPRI.

Con un gasto de 732.000 millones de dólares,  un 5,3 % más que en 2018 y más que el gasto combinado de los diez siguientes en la lista, Estados Unidos acaparó el 38% del total mundial.

El incremento de China es un 85% mayor que hace una década

El incremento obedece a un aumento de los costes de personal por el reclutamiento de 16.000 militares y a los programas de modernización de arsenal convencional y nuclear y se basa “en la percepción de un regreso a la carrera armamentística entre las grandes potencias”, señala el informe. El gasto estadounidense es no obstante un 15 % inferior al récord de 2010, al que siguieron siete años consecutivos con descensos, una tendencia revertida en los últimos dos.

Con un gasto de 261.000 millones de dólares, un 5,1 % más, China se asentó en la segunda plaza, seguida por la India con 71.100 millones,.  un 6,8 % más; y Rusia, con 65.100 millones de dólares. La inversión china supone una subida del 85% respecto a 2010 y constata un aumento continuo en el gasto militar desde 1994, mientras el crecimiento indio se explica sobre todo por las tensiones con sus vecinos Pakistán y China, según el informe.

Arabia Saudí cierra el top 5 con un gasto estimado de 61.900 millones de dólares, el 8% de su PIB y un 16 % menos respecto a 2018, a pesar de las operaciones militares en Yemen y las tensiones con Irán.

Tras Francia, sexta, está Alemania, con 49.300 millones, un 10 % más, la mayor subida entre los 15 primeros, lo que se explica en parte por “la percepción de una amenaza creciente de Rusia, compartida por muchos otros miembros de la OTAN”. En la lista de los 15 primeros, seis países son miembros de la OTAN (Estados Unidos, Francia, Alemania, el Reino Unido, Italia y Canadá), con un gasto conjunto de 929.000 millones, el 48 % del total mundial.

El SIPRI destaca que varios países de Europa central miembros de la Alianza Atlántica aumentaron de forma notable su gasto el año pasado, como Bulgaria (un 127%) y Rumanía (un 17 %). El Reino Unido, Japón y Corea del Sur, por este orden, cierran la lista de los diez primeros, mientras Brasil es undécimo, con 26.900 millones  y una caída del 0,5 %; y España se mantiene décimo séptimo con 17.200 millones, un 0,9 % más.

Europa y Asia, las regiones que más aumentan el gasto

En el análisis por regiones, el mayor aumento porcentual se registró en Europa (5 %), seguida por Asia y Oceanía (4,8 %), América (4,7 %) y África (0,5 %), mientras que en Oriente Medio el SIPRI resalta que, por quinto año seguido, no puede proporcionar una estimación del gasto total.

En el continente americano, la suma de la inversión conjunta de Estados Unidos y Canadá supuso el 92 % del total en la región. Brasil (51 %), Colombia (19 %) y Chile (9,8 %) fueron los principales inversores en Sudamérica, mientras México acaparó tres cuartas partes del gasto en América Central y el Caribe.