Grupos separados de gobernadores, uno en la costa este y otro en el oeste,  anunciaron que trabajarán juntos hasta que puedan reabrir sus economías  tras considerar que el presidente Donald Trump, responsable actual del estado-nación, habría perdido ya su oportunidad para tomar las riendas de la situación crítica.

Estas decisiones podrían tener efectos en el sistema federal estadounidense a futuro, especialmente si otros grupos de estados comienzan a hacer lo mismo para reaccionar ante la debilidad del Presidente,  según analistas.

Horas antes, el presidente Trump escribió en Twitter que la decisión de «abrir los estados» era decisión de la Casa Blanca. Y ciertamente, cualquier cambio en las recomendaciones federales tendrá peso en todo el país. Pero el gobernador Tom Wolf de Pennsylvania, un demócrata, dijo que Trump había perdido su oportunidad de tomar las riendas. «Al ver que teníamos la responsabilidad de cerrar el estado, creo que probablemente tenemos la responsabilidad principal de abrirlo», dijo Wolf. Los gobernadores, todos demócratas, excepto Charlie Baker, de Massachusetts, dijeron que trabajarían juntos en los marcos regionales pero que continuarían tomando decisiones estado por estado.

La situación estadounidense se complica por la cuarentena total en las cercanías de las elecciones presidenciales, en noviembre, en que Trump se está jugando su reelección. En este camino, el candidato opositor a Trump, el demócrata Joe Biden recibió ya esta semana el respaldo de Bernie Sanders, tildado de izquierdista, quien decidió retirarse de la lucha electoral demócrata  hace algunos días. Biden además ganó la elección de Wisconsin con más del 60 por ciento de los votos demócratas, realizadas la última semana, pero cuyo resultado se conoció recién este lunes.

Sanders respaldó a Biden en una aparición en video en pantalla dividida el lunes, optando por una rápida exhibición de la unidad demócrata sobre una lucha pública prolongada por el poder en el período previo a la convención del partido.

«Te necesitamos en la Casa Blanca», dijo Sanders. «Y haré todo lo que pueda para que eso suceda».

El respaldo llegó mucho más rápido que en 2016, cuando Sanders esperó hasta julio para respaldar la candidatura de Hillary Clinton. La campaña de Biden espera que ayude a disipar las preocupaciones sobre su candidatura en el ala izquierda del partido.

Sanders y Biden hicieron un punto de demostrar respeto mutuo y afecto el lunes cuando anunciaron la introducción de seis grupos de trabajo destinados a encontrar puntos en común sobre política. «La tarea es que desarrollen nuevas ideas y propuestas creativas», dijo Biden, «y esperamos convertir ese trabajo en un cambio positivo para el país».

Obama también le da el apoyo a Biden

Durante este martes , el expresidente de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama, respaldó formalmente la candidatura presidencial de Joe Biden. En un vídeo de 12 minutos, el primer presidente negro de EE. UU. asegura que Biden puede unificar y «sanar» a una nación que está atravesando uno de sus momentos más oscuros.

«Joe tiene el carácter y la experiencia para guiarnos a través de uno de los momentos más oscuros y curarnos a través de una larga recuperación…Creo que Joe tiene todas las cualidades que necesitamos en un presidente en este momento», dijo Obama,

Entre otras cosas, en su discuro, Obama aseguró que elegir a Biden como su compañero de fórmula en 2008 «fue una de las mejores decisiones que he tomado».

Barack Obama, aún muy popular entre los demócratas, busca con su apoyo impulsar la carrera presidencial de Joe Biden, quien buscará desbancar al republicano Donald Trump de la Presidencia y sacarlo de la Casa Blanca en noviembre.

El problema de Trump es por ahora la pandemia

Aparte de lo que ocurre en los estados de la Unión y de las elecciones, el principal problema de Trump es explicar su reacción tardía frente a la pandemia que le ha costado miles de vidas humanas y contagios al Estado más grande y poderoso del mundo.

Bajo este liderazgo, Estados Unidos se ha convertido en el centro del tragedia de la covid-19 en el mundo: desde el pasado fin de semana, es el país con mayor número de muertes atribuidas a la enfermedad:  Más de 22.100 fallecimientos y 558.000 casos diagnosticados hasta este lunes, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Más que países como Italia o España, los más afectados después de China, donde apareció el virus. En los cuatro últimos días se registraron unas 2.000 muertes diarias, la mayoría en la ciudad de Nueva York y alrededores, si bien los expertos consideran que la cifra real puede ser superior ya que se han excluido de las estadísticas oficiales las muertes en hogares.

En el estado de Florida, por ejemplo, sus autoridades confirmaron en las últimas horas 500 fallecidos y 21.000 infectados por coronavirus. La pandemia en Florida no da respiro, Miami-Dade y Broward figuran  entre los condados más impactados del país. Según el parte vespertino del este lunes, tras realizarse 197.996 tests, el 10.7% dio positivo y 177.786 residentes resultaron negativos.

En la última jornada, las autoridades sanitarias detectaron 850 nuevos casos, mientras que en los hospitales se encuentran ingresados 2.841 residentes. De los 3.142 condados que hay en EEUU, Miami-Dade ocupa el lugar 12 en nivel de contagios y Broward el 32.

En Miami-Dade la cifra de infectados confirmados alcanzó los 7.459 tras realizarse 42.611 pruebas. Es decir, el 17.6% de las personas testadas dio positivo y el resto, 34.500, resultó negativo.

En los hospitales de Miami-Dade están ingresados 581 infectados y hasta la fecha han muerto 109 personas.

En Broward se han realizado 26.322 tests, la cantidad suficiente para detectar 3.177 contagios y 23.055 no infectados. El 12.1% de los analizados resultó positivo.

Con 77 fallecidos el número de víctimas fatales en Broward no deja de ascender. En la última jornada se registraron 108 nuevos contagiados y 438 personas están ingresadas en hospitales.

Palm Beach está a punto de llegar a los 100 fallecidos. Hasta hoy registra 92 decesos y es el condado con mayor número de víctimas mortales del estado. La tasa de infectados es del 15.6%, tras 11.010 tests. Por tanto, 1.655 dieron positivo y 269 residentes se encuentran hospitalizados.

Mientras, las cifras de fallecimientos en la primera potencia del mundo continúan en ascenso, en el último registro se contabilizaron 23.232 decesos. Por su parte, los positivos confirmados sobrepasan los 577.842 casos.

Europa parece llevarse la peor parte en esta pandemia. En Italia el número de fallecidos es de 20.465, en España 17.628 y en Francia 14.967, siendo los primeros países en cantidad de decesos después de EEUU.

Asesor de Trump en la pandemia critica a Tump

Anthony Fauci dijo que EE. UU. pudo haber salvado más vidas si hubiera tomado medidas más temprano.

En el mes y medio que va desde que se desató la crisis por el coronavirus en Estados Unidos, Anthony Fauci (foto derecha) ha emergido como una de las voces más confiables en el equipo que conformó el presidente Donald Trump para hacerle frente a la terrible enfermedad. Doctor por formación y experto en inmunología, Fauci lleva 35 años como director del Instituto Nacional para las Enfermedades Infecciosas del país y es uno de los que más ha empujado por las políticas de distanciamiento social que se vienen implementando en el país.

Su futuro, no obstante, quedó en el aire este fin de semana luego de que se atreviera a criticar la respuesta inicial de la administración republicana.

Trump fue más elemental o básico en su reacción este martes: Simplemente sin reconocer su propia falla,  le cortó el aporte de EE UU a la Organización Mundial de la Salud en el momento más crítico de la pandemia. El anuncio lo hizo con la acusación de una «mala gestión» realizada por  dicha entidad de las Naciones Unidas, es decir, siempre culpando a otros de sus propios errores.

«Hoy ordeno a mi gobierno la suspensión del financiamiento de la Organización Mundial de la Salud, mientras se lleva a cabo un estudio para examinar el rol de la OMS en la mala gestión y el encubrimiento de la propagación del coronavirus», declaró Trump en rueda de prensa.

En una entrevista con la Cadena ‘CNN’, Fauci dijo que se hubiesen podido «salvar vidas» si se hubiera respondido con más celeridad. «Obviamente, hubiese sido bueno tener un mejor comienzo, pero no creo que uno pueda concluir que estamos donde estamos solo por eso», explicó Fauci al argumentar que la decisión de adoptar medidas de distanciamiento social no había sido fácil.

Aunque la mirada en retrospectiva de Fauci parece sensata dado lo que ya se conoce, el comentario no le cayó nada bien a Trump, que ha negado cualquier responsabilidad por el manejo que se la ha dado a la crisis