El senador  izquierdista-demócrata  Bernie Sanders se impuso este «supermartes» en el estado de California en Estados Unidos, el gran premio de las primarias del Partido Demócrata en Estados Unidos por ser el estado más poblado del país, que reparte 415 delegados para la convención demócrata.

La noticia cambió el panorama de una noche que había sonreído hasta entonces al exvicepresidente Joe Biden, quien se anotó victorias en nueve estados frente a los cuatro de Sanders. Aparte de llevarse California, el premio gordo del «supermartes», el candidato izquierdista salió victorioso en Colorado, Utah y Vermont, donde es senador.

Biden dijo a sus simpatizantes que «todavía es un poco pronto, pero las cosas tienen muy buena pinta», tras imponerse en siete estados del sur -Arkansas, Oklahoma, Tennessee, Alabama, Virginia, Carolina del Norte y Texas-, uno del medio oeste -Minesota- y uno del noreste, Massachusetts.

Con la victoria en Texas, que fue una gran sorpresa, Biden arrasó en todos los estados sureños. Texas es el segundo estado más grande del país y este «supermartes» repartía 228 delegados,  por detrás de California con 415.

Los otros trece estados convocados a las urnas se repartieron nueve para Biden y cuatro para Sanders.

Trump y los otros candidatos demócratas

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ganó el «supermartes» republicano, como se esperaba, tras hacerse con el triunfo en varios estados sin tener grandes oponentes con los que batirse, según las proyecciones de los medios de comunicación estadounidenses.

De acuerdo con esas predicciones, Trump ganó en Texas, Alabama, Vermont, Oklahoma, Carolina del Norte, Massachusetts, Arkansas, Maine y Tennesse.

Al final del recuento de la jornada, la carrera hacia la nominación quedará definida por el número de delegados que se lleve cada candidato, proporcional a la votación obtenida.

Sanders, entretanto,   lucha ahora por recuperar la ventaja que tuvo tras imponerse en New Hampshire y Nevada y terminar casi empatado en Iowa. Ganó en el estado de Vermont, donde es senador, sumando 16 delegados. También se impuso en Colorado (67) y Utah (29).

Para Sanders -que se describe como “socialista democrático”- la fórmula para derrotar a Trump es congregar “la mayor participación de votantes en la historia” del país, como ocurrió en California.

«Hoy les digo que tengo la absoluta confianza de que voy a ganar la nominación demócrata», dijo Sanders a sus seguidores en Vermont.

Su campaña -que defiende ideas como la cobertura universal de salud y un alza del salario mínimo- capta buena parte del voto latino, tiene gran movilización y ha logrado una recaudación récord a base de contribuciones de particulares.

Los perdedores de la noche

La jornada fue como un balde de agua fría para las candidaturas de Michael Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York de 78 años -que debutó en las urnas este Supermartes tras gastar 500 millones de su fortuna personal- y para la senadora progresista Elizabeth Warren.

Trump su burló de ambos en Twitter, diciendo que “fueron los perdedores de la noche”.

“Ella ni siquiera estuvo cerca de ganar su estado de Massachusetts. Bueno ahora puede relajarse y tomarse una cerveza fría con su marido”, dijo el mandatario en Twitter después de que las cadenas proyectaran los resultados en el estado que Warren representa en el Senado.

Bloomberg, anoche no dio signos de una retirada inminente y recordó a sus seguidores que en sus campañas para la alcaldía de Nueva York forjó una “coalición amplia” que unió a demócratas, independientes y republicanos moderados. Pero la noche fue mala para él y este miércoles anunció finalmente que se retira de la carrera por la presidencia.

Además, mencionó que dará su apoyo al exvicepresidente Joe Biden, triunfador de las votaciones de este martes, al ganar en nueve de los 14 estados que participaban en la jornada.

A través de su cuenta de Twitter, Bloomberg dijo que inició su campaña con el fin de derrotar a Donald Trump y que ese mismo objetivo exige ahora unirse al candidato con más posibilidades en la contienda. «Está claro que es mi amigo y un gran estadounidense, Joe Biden».

Bloomberg tambiénmencionó sentirse profundamente orgulloso de la campaña realizada y agradeció a todos los estadounidenses que votaron por el, así como a sus voluntarios y equipo de campaña.

El exalcalde de Nueva York es la novena persona más rica del mundo en 2019 según Forbes pero el dinero invertido en su campaña no le fue suficiente para ganar el apoyo del electorado demócrata.

El supermartes es la fecha más importante de las internas partidarias, pues decenas de millones de estadounidenses están convocados a las urnas y el resultado de la votación otorga un tercio del total de delegados a la convención nacional demócrata que eligirá el candidato en julio.

Hasta ahora, en número de delegados, Biden tiene 566, Sanders, 501, Warren 61.