El  impacto de uno o dos  misiles antiaéreos habría causado la caída del Boeing 137  de la Ukrainian International con 176 personas a bordo ocurrido en el aeropuerto de Teherán  el mismo día del  ataque iraní contra bases de EE UU situadas en Irak. Así ha circulado hoy en medios de  prensa internacionales que no excluyen que el derribo del aparato cuando despegaba haya sido «una acción terrorista».

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump , dijo hoy que el avión de la aerolínea ucraniana podría haber sido derribado por accidente, aunque no ofreció evidencia sobre esos comentarios.

«Alguien pudo haber cometido un error», dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca, y añadió que tenía sospechas de que «algo muy, muy terrible» había pasado.

Paralelamente, dos funcionarios estadounidenses afirmaron que es «muy posible» que el avión comercial haya sido derribado por un misil defensivo de Irán, quizás accidentalmente. Fuentes afirmaron que Estados Unidos estaba indagando el caso, aunque el Pentágono declinó hacer comentarios. La revista estadounidense Newsweek y la cadena CBS plantearon hoy la tesis de que la caída del avión de pasajeros ucraniano en Irán se debió al impacto de dos misiles.

Según informantes citados por la cadena estadounidense, la inteligencia de ese país interceptó señales de dos misiles lanzados por los iraníes, probablemente del tipo SA-15, detectados antes de una explosión. La hipótesis es que el avión fue impactado accidentalmente por esos cohetes. La aeronave colapsó poco después del ataque de Irán con misiles a bases estadounidenses en Bagdad.

Según la investigación iraní, en cambio, el avión estaba volviendo atrás debido a un «problema» técnico.

«El avión, que al comienzo iba al este para dejar la zona del aeropuerto, giró a la derecha por un problema y estaba volviendo al aeropuerto en el momento del incidente», informó la Organización para la Aviación Civil iraní en su web.

Según la entidad el Boeing ucraniano «se prendió fuego en vuelo» antes de estrellarse, matando a 176 personas.

El equipo de expertos ucranianos que investiga el caso se reunió hoy en Teherán con las autoridades de la aviación civil iraní, que insisten en que se trató de un problema técnico.

Irán invitó a participar en la investigación también a Canadá y a Suecia, que tuvieron 63 y 10 muertos respectivamente en la tragedia.

En tanto, el gobierno británico pidió hoy una investigación «creíble y transparente» sobre el avión ucraniano que cayó en Irán.