Veinte minutos duró el primer discurso con una clara orientación presidencialista de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la sede del Partido Justicialista (PJ). Esto ocurrió este martes y su discurso fue escuchado atentamente por una treintena o cuarenta  dirigentes peronistas. Aunque fue muy breve en su oratoria, su permanencia en la sede peronista  se extendió por alrededor de una hora.

Sus palabras estuvieron dirigidas, desde luego, a criticar la gestión del actual presidente de derecha Mauricio Macri, muy amigo del chileno Sebastián Piñera.

Y también planteó algunas definiciones como trabajar para construir una «coalición grande» y se ofreció a colaborar «en el lugar que sea», lo que el diario Clarín de Buenos Aires interpretó como en una crónica que «si hay un pedido, será la candidata presidencial». En sintonía con esa interpretación, Alberto Fernández («jefe de campaña» de Cristina)  dejó en claro que la candidatura de la senadora está «cada día más cerca», pero  sin confirmar absolutamente nada. (Las elecciones presidenciales de Argentina de 2019 se llevarán a cabo el 27 de octubre).

«Siempre fui peronista, orgullosamente peronista», dijo la ex presidente delante de los asistentes entre ellos gobernadores, intendentes, legisladores y dirigentes del PJ de casi troda Aregentina.

Su intervención fue relativamente breve: antes de ella, habló José Luis Gioja, presidente nacional del justicialismo. Nadie más hizo uso de la palabra en la sede politica de la calle Matheu 130 en Buenos Aires.

Luego la ex Presidenta saludó y se retiró del recinto. La cumbre de la mesa directiva del PJ y de la Comisión de Acción Política (CAP), continuó su actividad.

La ex mandataria arribó a las 15:20 a la sede justiucialista que tenía una larga agenda para analizar los resultados de los comicios provinciales realizados hasta el momento en Argentina. La reunión estaba además destinada a celebrar la contundente reeleccioón del  peronista Juan Schiaretti, actual gobernador de Córdoba, resultado que podría tener un impacto en los posicionamientos políticos a nivel nacional.

El gobierno nacional aguardó los resultados finales de los comicios luego de la ruptura de Cambiemos a nivel local y la decisión de Mario Negri y Ramón Mestre de competir por separado. Hasta el momento, con el 98,45% de mesas procesadas, Schiaretti se imponía ampliamente con el 53,99% a Mario Negri, que cosechaba apenas el 17,78% y  a Ramón Mestre, que obtenía un 10,94%. Las autoridades electorales dijeron que había concurrido a sufragar el 66% del electorado de Córdoba.

La espera a Cristina en la sede del PJ

El rumor corría desde hace días. La confirmación no se dio hasta minutos antes del cónclave, cuando la llegada de Oscar Parrilli y de otros trabajadores del Instituto Patria – que nunca asisten a las reuniones del PJ-, pero a esta cita sí lo hicieron por ser extraordinaria y novedosa.

Según la versión de Clarín en la entrada se hablaba así: «Algo importante hay. Se encargaron de que no faltemos ninguno», aseguró uno de los dirigentes que ingresó a la sede del PJ. En la calle, un grupo de militantes empezó a concentrarse: «Dicen que podría venir. Con la compañera nunca se sabe, pero…».

José Luis Gioja, presidente del PJ nacional, llegó temprano y después volvió a salir, lo que levantó sospechas. «Se fue a cambiar porque estaba de jean», aclararon en su entorno, también según la versión de Clarín.

Para las 14:30 ya habían ingresado la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone; intendentes bonaerenses como Gustavo Menéndez (Merlo) y sindicalistas como el líder de canillitas Omar Plaini.

Minutos después ingresaron los precandidatos presidenciales Daniel Scioli, Felipe Solá y Agustín Rossi; los gobernadores Gildo Insfrán (Formosa), y Lucia Corpacci (Catamarca); y Hugo Moyano.

Fue el propio Gioja quien tomó la palabra después de la reunión, en una conferencia de prensa en la que aseguró  que «antes del 31 de mayo estará conformado este gran frente electoral, un frente patriótico para la unidad nacional, y desde ahí convocar absolutamente a todos».

Sobre la posibilidad que Cristina Kirchner sea candidata, Gioja dio una respuesta en su papel de presidente del partido al señalar que «tendrá un particpación más que contundente al frente de la elección». Pero también dejó su deseo personal: «Si me preguntás a mi, me gustaría, pero es una cuestión puramente personal».

«Vamos a conformar un frente para, democráticamente, dar la batalla y derrotar a este Gobierno que ha fracasado gobernando a la Argentina». Hugo Moyano: «Cristina puede ser una buena candidata»

El dirigente camionero dejó claro su apoyo a una posible candidatura de la ex presidenta y justificó su presencia en la reunión pese a que tiempo atrás dijo que el PJ era «un sello de goma».

«Pasaron tantas cosas. Los peronistas somo así, un día decimos una cosa y después otra, pero lo importante es que cuando los laburantes nos necesitan estamos. La necesidad del pueblo nos une», sostuvo Moyano al ingresar a la reunión.

Sobre la candidatura de la ex presidenta, Moyano no dejó dudas: «Yo creo que puede ser una buena candidata y la acompañaría».

 

La foto de portada:  En el centro de la imagen aparece la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que destaca por el gesto sonriente y la vestimenta clara. A su izquierda figuran el presidente del PJ, José Luis Gioja, y a su derecha, la gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, junto a la exsenadora Beatriz Rojkés de Alperovich, esposa del exgobernador de Tucumán y actual senador, José Alperovich.

En la primera fila se encuentran también el dirigente sindical del gremio de los camioneros, Hugo Moyano; el exintendente de La Matanza, Fernando Espinoza; la actual jefa comunal de ese municipio, Verónica Magario; su par de Esteban Echeverría, Fernando Gray (jefe del PJ bonaerense); y la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone. Más atrás puede verse al jefe de campaña de Cristina Kirchner, Alberto Fernández; el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, el dirigente de Movimiento Evita, Fernando «Chino» Navarro; los diputados nacionales Agustín Rossi y Eduardo «Wado» de Pedro;el exdiputado Julián Domínguez; así como los exgobernadores de la provincia de Buenos Aires y actuales precandidatos a Presidente, Daniel Scioli y Felipe Solá.

Durante el encuentro se analizaba, esta tarde, los resultados de las elecciones en Córdoba. La presencia de Cristina causó fuerte sorpresa: no asistía desde 2003, cuando acompañó a un encuentro al exmandatario Néstor Kirchner.