La pregunta la hizo  hoy la Deutsche Welle.

Todos los expertos pronosticaron que Donald Trump no ganaría las elecciones de 2016. Solo Allan Lichtman acertó (foto de portada). En 2019, el historiador espera un juicio político contra el presidente estadounidense.

¿Se comportará Donald Trump de manera diferente en 2019 que hasta ahora? Probablemente no ¿Cambiará su política en 2019? Eso también es poco probable. Pero, ¿podría la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, intentar poner en marcha un juicio de destitución del presidente estadounidense, basándose en los hallazgos del investigador especial Robert Mueller?

“Creo que es más bien probable que ese procedimiento sí se lleve a cabo”, predice Allan Lichtman, politólogo de la American University en Washington.

El historiador, que pronosticó correctamente el resultado de todas las elecciones presidenciales en los últimos 30 años, se convirtió en una estrella de los medios de comunicación cuando predijo la victoria de Trump en las elecciones estadounidenses de 2016, contra todas las demás predicciones.

Ahora Lichtman está convencido  que el presidente tendría que luchar por su cargo a partir de 2019 y durante el resto de su mandato. Una pelea que probablemente perderá, prevé el experto.

Hasta ahora, Trump pudo confiar en un Congreso controlado por los republicanos, que lo salvó de la acusación. Pero tras las elecciones intermedias que tuvieron lugar e noviembre el panorama se ha revertido por completo y los demócratas tienen ahora más de 30 escaños en la Cámara de Representantes. Sin embargo, una mayoría de un solo voto es suficiente para abrir un juicio político contra el presidente estadounidense. Durante mucho tiempo el tema del impeachment a Trump fue pura teoría, pero ahora podría convertirse en realidad.

El 3 de enero de 2019, la Cámara de Representantes se reunirá por primera vez bajo el nuevo liderazgo de los demócratas. Durante mucho tiempo, los demócratas más renombrados habían minimizado todas las peticiones de impugnación por parte del llamado “movimiento de resistencia anti-Trump”, así como el deseo de algunos diputados de que se consolidara una postura más dura sobre Trump. Pero ahora podría aumentar la presión para que, finalmente, se pase a los hechos. “Si Mueller trae alguna evidencia sólida contra Trump, la base demócrata exigirá una acusación”, profetiza Lichtman. “Creo que Trump corre un gran peligro debido al informe de Mueller”.

Lichtman está seguro de que Mueller tiene una gran cantidad de información en sus manos que probará la relación entre el círculo íntimo de Trump y Rusia. Eso, a su vez, comprobaría que se realizó, efectivamente, una manipulación de las elecciones de 2016 y, por tanto, un ataque a la democracia. “No puedo imaginar que Mueller invierta su energía en todo este trabajo y luego no obtenga ningún resultado. Más bien espero algunos hallazgos muy serios con respecto al apoyo ruso a la campaña de Trump”.

Pero Lichtman no solo está convencido de que habrá un juicio contra Trump. El politólogo también piensa que es muy posible que el presidente de Estados Unidos sea destituido de su cargo, lo que muchos otros expertos consideran poco probable. Sin embargo, para eso tendría que haber una mayoría de dos tercios en el Senado dominado por los republicanos. Un número considerable de republicanos tendrían que votar para derrocar a su propio presidente.

“Ese escenario no es tan poco realista como parece”, explica Lichtman. No solo es la información incriminatoria del informe Mueller, sino también la política de Trump, que está costando caro a los republicanos, como han demostrado las elecciones de medio término. Para no seguir perdiendo votos en las elecciones presidenciales y congresistas de 2020, muchos parlamentarios republicanos podrían tomar distancia de Trump.