El Presidente Sebastián Piñera declaró este miércoles que “el pensamiento tiene que ser libre como los pájaros. Y la libertad de expresión es un valor fundamental (…). Yo le tengo resistencia a todo lo que sea castigar el pensamiento”.

Así el mandatario se mostró contrario a las indicaciones para legislar sobre el “negacionismo”. “Estoy más cerca de Chile Vamos”, dijo Piñera. Y añadió: “Si una persona justifica las violaciones a los derechos humanos en Cuba, ¿lo vamos a llevar preso? (…).

Piñera, como se dijo en La Moneda, está preparando un discurso de fin de año en el cual desea destacar los principales hitos de su gobierno y los desafíos para 2019, lo que será transmitido en cadena nacional de emisoras de Radio y TV.

Tema de este mensaje será el revés sufrido por el gobierno el miércoles de la semana pasada cuando la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara aprobó la indicación de la diputada comunista y presidenta de esa instancia, Carmen Hertz, respecto al nuevo tipo penal del “negacionismo”.

La enmienda -que se ingresó al proyecto sobre incitación a la violencia, enviado en 2017 por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet- busca sancionar a quien justifique, apruebe o niegue las violaciones a los DD.HH. ocurridas durante la dictadura de 17 años en Chile, estableciendo, entre otras materias, la pena de presidio menor en su grado medio.

El ex ministro del Interior y Defensa del primer gobierno de Piñera, Rodrigo Hinzpeter, envió un twitter apoyando el “negacionismoa”, dijo: “Estoy totalmente de acuerdo con la penalización del negacionismo”, apoyando así a la comunista Hertz.

El gobierno se hizo parte de la discusión en junio, a través de una indicación sustitutiva que tuvo el objetivo de crear el delito de la incitación a la violencia física. Y, posteriormente, presentaron dos enmiendas simples en septiembre y noviembre.

Para la pieza oratorio del fin de año, la Secretaría General de Gobierno elaboró una minuta de 16 páginas, titulada “Balance 2018, Chile en marcha hacia el desarrollo integral” y el tema del “negacionismo” estará presente si o si, se dijo. En La Moneda no apoyan el “negacionismo” como tipo penal. Esto, ya que consideran que contraviene los principios de “libertad de expresión”. Además, resienten que, junto con la indicación para tipificar el “negacionismo”, la oposición presentó enmiendas para extender el alcance de la iniciativa a la sanción con cárcel a quien promueva la denostación, menosprecio y odio.

Así, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, y la subsecretaria de DD.HH., Lorena Recabarren, están evaluando reponer las indicaciones originales que había presentado el gobierno con el objetivo de “mantener lo esencial de su propuesta”, que, en concreto -explican en la cartera- “evita sancionar penalmente la libertad de expresión vía delitos nuevos”, como el negacionismo y la incitación al odio.

Desde la Secretaría de Justicia añaden que “lamentablemente” con las indicaciones aprobadas es que se “penaliza el mero negacionismo”, incluso, haciendo responsables a personas jurídicas.

El proyecto debe ser ahora votado, en cada uno de sus artículos, en la Sala de la Cámara. Ante ese escenario es que el Ministerio de Justicia está analizando la posibilidad de presentar indicaciones para eliminar el tipo penal de “negacionismo” o instar a rechazar las normas de la oposición.

En tanto, desde el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que lidera Gonzalo Blumel, señalan que “es probable” que se pida la votación por separado de los artículos del proyecto; y también confirman la alternativa de presentar indicaciones “para volver al cause original del proyecto”.

Las mismas fuentes afirman también que ha habido conversaciones informales sobre este tema con legisladores DC, quienes también estarían en contra del tipo penal del “negacionismo”, por lo que esperan contar con respaldo de ese sector.