La agencia alemana de noticias Deutsche Presse Agentur (DPA) anunció el cierre del servicio en español y despidió a los periodistas afectados de sus redacciones de Buenos Aires, Madrid y corresponsalías en Latinoamérica y Berlín. Comunicó que desde el 1º de enero mantendrá sólo el área de contenidos audiovisuales del servicio en español y servicios de texto sin producción in situ, informaron este jueves los medios en Buenos Aires.

Los trabajadores de prensa de la oficina de la capital argentina  se enteraron por un mail recibido a las 8 de la mañana que debían presentarse a las 11 en la redacción. Allí directivos alemanes les comunicaron el despido a 14 periodistas. En total, se estima que sumarían 70 en todo el mundo.

En un comunicado interno, DPA señaló que “el servicio en español pierde cada vez más clientes o no gana suficientes clientes nuevos. La difícil realidad a la que nos enfrentamos es que el servicio en español pierde más del doble de lo que factura”.

Alfredo Jaramillo, editor del servicio en español de DPA y delegado gremial, dijo que “la decisión la percibimos como el cierre oficial, la retirada del mercado español de la agencia. Se cierran las dos mesas de edición del servicio, en un mes sólo quedará un servicio hiper reducido”.

Con 24 años en la empresa, Claudia Regina Martínez, editora del servicio en español, contó que “es un día muy triste para todos, no teníamos grandes presupuestos, le pusimos mucha garra y ganas. Fue inesperado, hay gente con más de 35 años en la agencia”.

Hace un año, cerró en Argentina  la agencia DyN que despidió a 100 empleados, NA fue vendida y TELAM, después de atravesar un duro conflicto de más de cien días por el despido de 350 trabajadores aún no logra reanudar a pleno el servicio.

El motivo aducido para esta reestructuración es la difícil situación del mercado en América Latina, donde las agencias internacionales EFE y AFP tienen una fuerte presencia, además de las agencias locales.

El servicio en español de DPA ha estado sirviendo noticias a más de doscientos clientes de veinte países durante medio siglo. Frente a este recorte, los trabajadores de la agencia han lamentado “profundamente” la decisión anunciada.

“Quedan así sin trabajo cerca de 70 personas en las mesas de edición de Madrid y Buenos Aires así como en sus corresponsalías en América Latina y otros países fuera de la región. La decisión empresarial pone fin a 58 años de trayectoria de un servicio comprometido con un periodismo confiable y de calidad”, han indicado.