Compacto-Resumen

Por el equipo de Kradiario

.

La dramática llegada a la ciudad mexicana de Tijuana (norte de México) ha dado inicio a un tensa espera en la frontera con Estados Unidos, militarmente protegida,  país al que quieren ingresar como inmigrantes o solicitar asilo político miles de hondureños, guatemaltecos, nicaragüenses que vienen caminando ya desde hace varias semanas en lo que se ha denominado “la caravana centroamericana del hambre”.

Los caminantes lo han logrado prácticamente solos, con algunas ayudas mínimas, pero sin la protección de ningún organismo internacional o de las Naciones Unidas. Observadores esperan que puede llegarse a un duro enfrentamiento con las autoridades y fuerzas de seguridad estadounidenses, lo que podría cobrar algunas vidas humanas. Solamente agrupaciones locales mexicanas de ayuda social han cubierto parte de las necesidades de la caravana. Igualmente lo ha hecho el Gobierno de México.

Incapacidad de seguir caminando

.

Entretanto unos 7.000 migrantes han regresado otra vez a Honduras tras dejar la caravana por incapacidad física o falta de esperanzas de que el plan pueda concretarse con el ingreso a EE UU.

Según un informe del Instituto Nacional de Migración de Honduras, hasta este martes habían retornado 7.013 personas de los cuales 3.080 son menores de edad. El resto son 3.933 adultos, incluidas personas de la Tercera Edad.

El 79,3% de los migrantes, unas 5.559 personas, ha vuelto en autobuses procedentes desde  México y Guatemala y el 20,7% en avión desde esos mismos países.

Las autoridades de Honduras, añade un documento oficial, han negado la salida a 716 nacionales, 326 de ellos menores, debido a “impedimentos” por “falta de requisitos”.

Los que retornan, según las autoridades hondureñas, reciben asistencia de un equipo interinstitucional que les facilita alimentación, revisión médica y transporte a sus comunidades de origen, entre otros servicios.

La primera caravana de migrantes partió el 13 de octubre de San Pedro Sula (norte de Honduras) con dirección a Estados Unidos y entró en México el 19 de octubre.

Varios cientos de migrantes, unos 350, llegaron a Tijuana en las últimas horas y se han sumado a otros grupos que arribaron a esa ciudad fronteriza con EE UU en días recientes, entre ellos un centenar de miembros del colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Una veintena de migrantes se atrevió, incluso, a trepar la valla fronteriza este martes, ante la atenta mirada de miembros de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (hay más de 5.600 efectivos militares y para militares en la frontera estadounidense con México que la administración de Donald Trump envió a Texas, Arizona y California para colaborar con las autoridades migratorias a medida que vayan llegando las caravanas.

Mientras tanto, alrededor de una treintena de habitantes de Playas de Tijuana, donde el muro fronterizo se adentra en el mar, se reunió con las autoridades municipales de la ciudad mexicana para expresar su descontento por la llegada de los migrantes. Todas, se dijo, son personas sin problemas económicos, comen muy bien y tienen allí sus casas de veraneo, quizá también en el grupo figuren algunos ciudadanos estadounidenses.

EE UU ha incrementado la seguridad fronteriza y ha cerrado algunos accesos que conectan Tijuana y San Diego (un puente) y se han desplegado más efectivos de las fuerzas armadas.

Estos soldados forman parte de los 5.600 que la administración de Donald Trump envió a Texas, Arizona y California para colaborar con las autoridades migratorias cuando lleguen las caravanas.

La difícil llegada

La llegada a Tijuana marcó el final de una lucha: llegar de manera segura a la frontera de los Estados Unidos. Pero señaló el comienzo de otro para cruzar esa frontera, algo que el presidente Donald Trump ha prometido impedir, incluso para aquellos que buscan asilo. El ha definido a la caravana como una invasión, y por lo mismo ha ordenado el despliegue de soldados estadounidenses en la frontera y ha hecho cambios en las reglas del asilo político.

Algunos defensores de los migrantes que habían llegado a Tijuana tratando de averiguar cómo conseguir citas con los funcionarios de la frontera de Estados Unidos para presentar sus casos de refugio. Sin embargo, la mayoría parece estar esperando su momento y considerando sus opciones, incluida la búsqueda de refugio en los Estados Unidos, tratando de cruzar ilegalmente la frontera o permanecer en México.

Cerca de 800 inmigrantes asociados con la caravana han llegado a Tijuana hasta el momento, según funcionarios y defensores locales, son miles más que aún cruzan México y se espera que lleguen en los próximos días.

El miércoles, en el lado estadounidense de la frontera, el secretario de Defensa Jim Mattis viajó a Texas para reunirse con algunos de los 5.600 soldados estadounidenses desplegados para apoyar la seguridad fronteriza cuando se acercaba la caravana. Continuó cumpliendo con la orden del presidente Trump de enviar hasta 15.000 soldados estadounidenses a la frontera suroeste, diciéndole a los soldados el miércoles que su misión es poner obstáculos en el camino de la caravana que se aproxima.

Wisthon José Betancourt, uno de los caminantes, dijo a los medios que “por un lado, sentimos algo de felicidad por haber llegado a este punto, pero estamos un poco preocupados por lo que Trump va a hacer”.

Desde el inicio de la caravana en Honduras a mediados de octubre, la migración masiva ha acosado a los gobiernos de la región y ha probado los impulsos humanitarios de los ciudadanos a lo largo de su ruta. La caravana en sí misma ha estado luchando en ataques y comienza en los últimos días para abrirse camino hacia la costa del Pacífico, escribió este jueves el diario estadounidense The New York Times.

El miércoles, miles de migrantes formarom grupos entre los estados de Nayarit, Sinaloa y Sonora, tratando de tomar un vehículo privado o esperando autobuses donados por gobiernos regionales, iglesias y grupos cívicos para llevarlos al norte.

Las autoridades en Tijuana dijeron que esperaban que entre 1.500 y 2.000 migrantes asociados con la caravana llegaran al final del día  jueves y viernes, y que muchos cientos más se presenten durante el resto de la semana. Esa afluencia posiblemente podría abrumar los recursos de la ciudad, dijeron.

El miércoles, otros 2.400 migrantes asociados con otras dos caravanas separadas se encontraban en la Ciudad de México, según Nashieli Ramírez, presidente de la comisión de derechos humanos de la ciudad. Ese grupo se alojaba en un vasto refugio temporal instalado en un estadio deportivo.

La caravana principal iniciada en octubre en la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, se fue incrementando rápidamente a medida que cruzaba Guatemala. Los migrantes se movían a veces a pie y otras veces en carros y camiones, y ocasionalmente dormían en refugios, pero a menudo se acostaban en las plazas centrales y en las aceras de pequeños pueblos y aldeas.

En el sur de México, la caravana, que incluía en su mayoría a hombres jóvenes, pero también a muchas familias con niños pequeños, comenzó a mostrar su fatiga. Algunos miembros se retrasaron para convalecer, permanecer en México o regresar a casa. Otros se alejaron y avanzaron a un ritmo más rápido. Al mismo tiempo, sin embargo, nuevas caravanas, inspiradas por el éxito de la primera, comenzaron a materializarse en América Central y en dirección al norte .

A principios de este mes, durante una parada de varios días en la Ciudad de México, donde el gobierno municipal brindó refugio y atención a los migrantes, la caravana principal tuvo la oportunidad de unirse una vez más, ampliándose a aproximadamente a 5.000 o más.

El desafío ahora enfrenta a las autoridades gubernamentales y organizaciones comunitarias en Tijuana y el estado circundante de Baja California.  Hay mucha preocupación por el resultado final.