El Comité de Defensa de los Derechos Humanos y Sindicales (CODEHS),  en una declaración pública, denunció que el día jueves 4 del presente, en horas de la madrugada, personal del Metro de Valparaíso MERVAL encontró colgado del cinturón de su propia mochila, en una reja emplazada a un costado de la vía férrea, en la intersección de la Avenida Errázuriz con calle Carrera,  sector de El Almendral, de Valparaíso, el cuerpo sin vida de Alejandro Castro, Secretario del  Sindicato de Pescadores S24 de Quintero (27 años según algunas publicaciones, 30 según otras).

De acuerdo con las versiones entregadas por la Policía de Investigaciones PDI, la causa de la muerte del dirigente a quien apodaban cariñosamente ‘El Mecha’, fue asfixia por estrangulamiento, atribuida a un probable ‘suicidio’, tesis que el Sindicatos de Pescadores mencionado, al igual que las redes sociales, pone en duda. Alejandro Castro se había destacado como un activo dirigente en las protestas que la comunidad de Quintero y Puchuncaví ha estado organizando en contra de las llamadas ‘Zona de Sacrificio’ y, por consiguiente, en contra de las empresas que han contaminado el sector de Quintero y Puchuncaví.  

CODEHS sostiene que no comete suicidio un dirigente que regresa de una exitosa manifestación de apoyo por la recuperación de las zonas contaminadas en la ciudad de Valparaíso. Menos aún, un dirigente que había sido amenazado de muerte por su labor sindical a través de comunicaciones anónimas.

Según el Consejo Ejecutivo  de CODEHS, que entregó la  presente declaración, el caso de Alejandro Castro guarda asombrosa similitud con el ‘suicidio’ de la dirigente mapuche Macarena Valdés ocurrido en el sur del país el 22 de agosto de 2016, cuando ella encabezaba la lucha contra las empresas madereras. También esa dirigente fue encontrada sin vida, colgada, en una posición que aparentaba un  eventual ‘suicidio’. Al igual que Alejandro Castro, Macarena Valdés había sido amenazada de muerte varias veces a través de llamadas anónimas.

El CODEHS, junto con denunciar estos graves hechos y enviar sus palabras de condolencias y solidaridad tanto a la familia como a los compañeros de trabajo de Alejandro, levanta su voz para exigir del Gobierno el total esclarecimiento de estos hechos como asimismo el de la joven dirigenta Macarena Valdés.

No podemos aceptar la tesis que nuestros dirigentes sindicales y sociales se estén ‘suicidando’ como parece estimarlo los organismos policiales y de investigación, expresa el Codehs en una declaración pública conocida hoy.