Un gran revuelo comunitario  y político ha originado en la ciudad de Miami el proyecto del astro del fútbol internacional David Beckham de construir un estadio de fútbol y complejo comercial en un cotizado campo de golf . Este jueves será un día decisivo porque la Comisión de Miami que decide este tipo de asuntos deberá votar el proyecto del jugador inglés.

Es posible que se resuelva convocar a un referendo en noviembre que, según el resultado, podría ser el camino para darle curso o rechazar definitivamente la construcción.

Aquí se levantaría el Estadio gigante de Beckham

Vecinos de la zona del condado Miami Dade se oponen al proyecto por no haber sido consultados, ni informados sobre los impactos que podrían tener.

La empresa de Beckham ha sugerido alquilar al estado  el terreno público donde hoy se encuentra el campoo de golf privado Melreese Country Club.

Segín el diario Las Américas de Miami, el comisionado municipal Wilfredo Gort afirmó que está “completamente en desacuerdo” con la iniciativa porque eliminaría una importante área verde de la principal ciudad del condado Miami-Dade, para construir un estadio de fútbol y otras obras complementarias en terrenos situados al este  del Aeropuerto Internacional de esa ciudad estadounidense.

Gort, que representa a los residentes del distrito 1 en la Comisión de la Ciudad del Sol, en donde se levantaría el complejo deportivo y comercial, dijo que es necesario resguardar el campo de golf porque “ofrece una hermosa vista para todos”.

Un video publicado en su cuenta de Twitter por el empresario Jorge Mas Santos, un conocido empresario de Florida de origen cubano y fuerte defensor de los derechos humanos,  (foto abajo) y actualmente  uno de los socios de Beckham en este proyecto, señala que el estadio de fútbol “no usará dinero de los contribuyentes y que será completamente financiado con recursos privados”.

Además, según el video de Mas, el parque aportará 40 millones de dólares en ingresos fiscales anuales, y el grupo donará 20 millones de dólares a la Ciudad para ayudar a activar el parque, además de pagar 35 millones de dólares por arrendamiento. Asimismo, permitiría crear 11.000 empleos en los próximos tres años.

El comisionado Gort se preguntó “¿por qué construir ese complejo en un campo de golf que es muy conocido a nivel mundial?”, y acto seguido aseveró que muchos jóvenes han logrado conseguir becas universitarias gracias a que pueden practicar ese deporte. “Ese campo da un gran beneficio a nuestros hijos”.

“A mí y a otros comisionados se nos presentó un bosquejo de lo que ellos quieren hacer en ese lugar. Yo estoy a favor de un estadio, a favor de Beckham, quien es una persona que hay que admirar por sus logros, pero creo que ese no es el lugar correcto”, aseguró el veterano dirigente político.

Entretanto, Gort reconoció que se conocen “muy pocos detalles” de esa obra que permitiría traer a la ciudad un equipo de fútbol de la Major League Soccer (MLS), que tendría su primera temporada en el año 2020.