Foto de Portada: Lenin Moreno y Rafael Correa en otra época cuando eran todavía “amigos” 

El presidente Lenín Moreno dijo este jueves que no tiene ningún interés especial en si su antecesor Rafael Correa era capturado en relación a un caso de secuestro, después que la Justicia ecuatoriana cursara a Interpol una orden de detención internacional.

“No me interesa si el señor Correa es apresado o no, no me interesa de forma particular, ya manifesté cuál era mi deseo interior: ojalá no sea culpable”, declaró el Mandatario a medios de comunicación en Quito. Esta es la primera declaración sobre la situación legal del expresidente que  reside en Bélgica. Moreno pidió a Correa que “dé la cara” y garantizó la independencia judicial en el país.

El pasado martes, la corte de Ecuador aceptó la petición de la Fiscalía General de solicitar a la Interpol el arresto y extradición de Correa, tras haber desoído la medida cautelar de presentarse en Quito este lunes. La jueza Daniella Camacho ordenó la prisión preventiva en una audiencia especial en la que se revisaban las medidas cautelares que se impusieron al exmandatario el pasado 18 de junio tras ser vinculado penalmente al caso de intento de secuestro del exlegislador Fernando Balda en Bogotá, en agosto de 2012.

“Ahora es una justicia independiente, el señor Correa debe tener la completa certeza de que esa justicia funciona de forma autónoma e independiente, que no tenga ningún recelo de venir al Ecuador, este es su país y que enfrente a la justicia”, sostuvo Lenin Moreno.

Correa se aferra a su argumento de que es objeto de un “complot” político y mediático, además de una persecución del Ejecutivo ecuatoriano, posición que ha sido respaldada por grupos españoles de izquierda. Moreno (en la foto derecha al asumir el mando el 24 de mayo de 2017)  aseguró que “la verdad se defiende sola”. “Sobre el argumento de que es un preso político, lo mismo puede decir el (narcotraficante mexicano) Chapo Guzmán”, comentó antes de señalar que “los ecuatorianos sabemos que no es así, sabemos que muchas cosas han ocurrido durante ese período (Gobierno de Correa) y lo único que queremos es que haya verdad y justicia”.

El Jefe del Estado reiteró el respeto e independencia de los poderes en el país y al ser interpelado sobre los marcos de extradición, confirmó que existe un acuerdo con Bélgica que data de hace 100 años. Por su parte, el canciller ecuatoriano, José Valencia, subrayó que el Ministerio de Relaciones Exteriores y sus misiones en el exterior constituyen “un actor de apoyo a las gestiones” relacionadas con las resoluciones de la Corte Nacional de Justicia, que emitió el miércoles por la noche la notificación roja para la búsqueda y captura de Correa.