Hoy iniciamos la sección del “Inspector ciudadano” e iremos relatando hechos insólitos que ocurren en la vida diaria de Santiago u otros lugares

Un adulto mayor se quejaba hoy en el Centro Médico de Integramédica Plaza Egaña por la mala, o mejor dicho, “superpésima” atención, como decía y repetía el afectado en el cuarto piso del recinto. El estuvo puntualmente a las 9 horas para realizarse un ecocardiograma doppler color con la cardióloga de iniciales MCBA, pero la profesional simplemente no fue a trabajar, lo que le comunicaron al paciente recién una y quince minutos más tarde, a las 10:15 horas. Él, esa misma mañana tenía que recibir el equipo respectivo para un holter de presión, lo que tuvo que suspender porque con ese aparato no puede hacerse un eco y precisamente necesitaba este último examen con suma urgencia. “Y para peor -decía el paciente afectado- me cobraron una suma de 26.000 para ser atendido por una doctora que se da el lujo de no venir a trabajar, suma que equivale a un 22% de mi jubilación”. Por lo menos Integramédica, en caso de ausencia del profesional titular, porque se supone que ha sido por fuerza mayor, debería reemplazarlo de inmediato por otro.