Foto de portada: El presidente de China Xi Jinping aparece saludando junto a Sun Zhengcai antes de la caída de este último en marzo de 2017.

Uno de los políticos más destacados y poderosos de China, Sun Zhengcai (54) , quien había sido visto como un posible candidato para asumir el próximo liderazgo de China, fue sentenciado este martes a cadena perpetua por aceptar casi  27 millones de dólares en sobornos (unos 170 millones de yuans).

La sentencia la dictó un tribunal en la ciudad portuaria norteña de Tianjin después que Sun se declarara culpable. Sin embargo todo aparece como el “epílogo” de una larga pugna de poder entre Sun y el actual Presidente Xi Jinping, porque se ha comentado en Oekín que si el primero no se declaraba culpable como lo hizo,  los jueces lo hubiesen condenado a muerte.

El Consejo de Ancianos del Partido Comunista chino habían visto a Sun como “una estrella en ascenso” antes de ser atrapado en la campaña anticorrupción del presidente chino Xi Jinping, que comenzó después de que Xi asumió el poder en 2012 y que ha castigado a 1,5 millones de funcionarios corruptos en los últimos cinco años.

Pero la investigación de Sun fue vista como parte de un objetivo más ambicioso: su caída sólo meses antes de una reunión clave de liderazgo que fue considerada como una de las señales más fuertes en apoyo a Xi en sus planes de gobernar más allá de los 10 años convencionales.

El 15 de julio de 2017, Sun Zhengcai fue retirado abruptamente de su puesto como secretario del partido comunista chino  en la ciudad interior de Chongqing. Luego fue investigado por violar las regulaciones del partido. Fue una señal de que Xi “no se sentía  obligado por el orden de promoción establecido por la generación anterior de líderes”, dijo un observador del partido. En septiembre, el organismo de control de la disciplina interna del partido expulsó formalmente a Sun del partido y lo calificó como “muy burocrático, perezoso e ineficaz, llevaba un estilo de vida corrupto y degenerado, participaba en transacciones de dinero por sexo”. En febrero, Sun fue acusado de soborno por los fiscales en Tianjin.

Hace un año el diario El País de España adelantó algo extraño que estaba ocurriendo en China, como fue el anuncio del tercer sábado de julio del año pasado sobre el relevo de la jefatura del Partido Comunista de China (PCCh) en Chongqing y el silencio posterior que propnostico serios problemas para Sun Zhengcai, porque fue revelador su ausencia en la toma de posesión de su relevo, Chen Min’er.

Sun Zhengcai, nacido en 1963, es experto en agricultura, ejerció el ministerio del ramo entre 2006 y 2009 fue considerado un protegido de Jia Qinglin, presidente de la Conferencia Consultiva entre 2003 y 2008. En 2009 asumió la jefatura de la provincia de Jilin, donde desarrolló una gestión calificada de encomiable con importantes éxitos en la captación de inversiones exteriores (especialmente de Corea del Sur e Indonesia) y en la elevación del nivel de vida y las rentas de los habitantes. Sun era considerado por muchos el sucesor natural del primer ministro, pero apareció Chen Min’er quien es  uno de los candidatos preferidos de Xi y su ascenso en el partid podría haberle puesto en la ruta hacia el gran poder.