El mandatario republicano Donald Trump,  afirma que si Teherán intimida a EE UU  “pagará un precio que ningún otro país haya pagado nunca”. Esto lo dijo en un encuentro en Washington con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien  pide un nuevo acuerdo nuclear para fortalecer el pacto de 2015.

Trump no rebaja su discurso hostil hacia Teherán y mantiene la posibilidad de que Estados Unidos abandone el pacto nuclear. En su primer viaje de Estado hasta Washington DC, el presidente de Francia, no pudo lograr una de sus principales misiones: convencer a su homólogo estadounidense para firmar un nuevo acuerdo destinado a rebajar las tensiones.

Ambos líderes han ofrecido este martes una rueda de prensa en la Casa Blanca después de largas conversaciones en las que han tratado la guerra comercial con China, el conflicto sirio, la cumbre de EEUU con Corea del Norte y, sobre todo, la amenaza de Irán. Macron señaló que había discutido con Trump “un nuevo acuerdo” para fortalecer el pacto de 2015 con el objetivo de cubrir “las actividades con misiles balísticos” de Teherán y la caducidad de ciertas restricciones impuestas al programa nuclear iraní para “asegurarse de que a largo plazo no hay actividad nuclear”.

Pero con Estados Unidos amenazando con nuevas sanciones sobre el país liderado por Hassan Rohaní para el mes que viene, no queda claro que Trump y Macron hayan logrado progresos sustanciales para el futuro del acuerdo nuclear, el cual Occidente considera vital para prevenir que Irán reinicie su programa armamentístico.

El magnate opinó que el pacto de 2015 “es ridículo y terrible” y que EEUU “nunca” debió haberlo firmado. Aunque se mostró escéptico en cuanto a alcanzar un acuerdo “que tenga cimientos sólidos”, Trump no terminó de cerrar la puerta del todo: “Creo que hemos tenido conversaciones productivas sobre Irán. Estamos trabajando para hacer algo. Al menos podríamos consensuar algo entre nosotros muy rápido. Estamos francamente muy cerca de entendernos”. También buscaría “generar las condiciones para una solución política para contener a Irán en la región” y sus actividades en “Siria y Yemen”.

“Queremos arreglar la situación en todos estos pilares”, indicó Macron. “No deberíamos romper el acuerdo y no tener nada más”, sino que hay que “construir algo nuevo”, más “amplio”, que solucione las “preocupaciones” conjuntas.

Macron trataba así de salvar el ultimátum de Trump, quien este año pidió que los países europeos firmantes del pacto de 2015 (Francia, Reino Unido y Alemania) negociaran con él antes de mayo un acuerdo paralelo para corregir los “defectos” del arreglo original, negociado con esos países además de con Irán, Rusia y China.

Trump advirtió que aún es posible que anuncie la retirada de EEUU del acuerdo nuclear iraní el próximo 12 de mayo, cuando caduca un plazoestablecido por el Congreso estadounidense para que la Casa Blanca les informe sobre el cumplimiento del pacto multilateral. “Nadie sabe qué voy a hacer el día 12”, aunque es posible que Macron ya tenga “una idea” al respecto tras la reunión de hoy, dijo Trump.