El senador demócrata Dick Durbin (derecha) confirmó este viernes que el presidente de EE UU, Donald Trump, calificó como “agujeros de mierda” a varios países como El Salvador, Haití y países africanos.

“El presidente comenzó a tuitear esta mañana negando haber usado esas palabras. No es cierto. Él dijo esas cosas llenas de odio y las dijo repetidamente”, señaló Durbin a los medios. El senador estuvo presente en la reunión en la cual Trump se refirió en esos términos a varios países.

La controversia estalló en la tarde de ayer jueves cuando el diario The Washington Post desveló las duras palabras de Trump, dichas en una reunión en la que el propio Durbin y el senador republicano Lindsey Graham le presentaron al presidente un acuerdo para abrir una vía a la ciudadanía a los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”.

La afirmación de Trump se habría producido, según el diario, al serle planteada la posibilidad de reasignar la mitad de los 50.000 permisos de la llamada “lotería de visados” para beneficiar a quienes hasta ahora estaban protegidos por el Estatuto de Protección Temporal (TPS), como los nacionales de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, indicó la fuente.

“¿Por qué tenemos a toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?”, afirmó Trump, quien además sugirió que prefería recibir a inmigrantes de países como Noruega.

Esta expresión ha generado una oleada de reacciones, tanto desde la oposición como desde algunos de los países a los que hizo referencia, lo que ha provocado que a primera hora de hoy Trump saliera al paso de la polémica negando haber hecho semejante afirmación.

Sin embargo, Durbin, uno de los legisladores más activos del Congreso en la lucha por los derechos de los inmigrantes indocumentados, ha confirmado dicha información.

“Le dije al presidente: ‘¿Se da cuenta de cuán doloroso es ese término para tanta gente? Los afroamericanos creen haber emigrado encadenados a los Estados Unidos. Cuando habla así les duele personalmente’. A lo que él contestó: ‘Oh, esa es buena'”, explicó Durbin.

Este nuevo incidente de Trump ocurre a menos de una semana de la publicación del libro del periodista Michael Wolff que riduliza al Mandatario y que ha causado un revuelo masivo en EE UU y en el mundo entero. El libro “Furia y Fuego” se basa en entrevistas con altos funcionarios y con el propio Trump y ofrece una mirada poco común al interior de la Casa Blanca y de la vida de los altos personajes del centro del poder mundial en Washington.

La Oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville (derecha),  calificó este viernes de “racistas” los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre El Salvador y Haití, países sobre los que dijo que son “agujeros de mierda”.  aseguró que no se trataba en este caso de una cuestión de “lenguaje vulgar”, sino de “abrir la puerta al peor lado del ser humano, así como de validar e incluso fomentar el racismo y la xenofobia”. “No se puede denigrar a países y continentes enteros como ‘agujeros de mierda’, cuya población no es bienvenida por no ser completamente blanca”, continuó Colville.