En su reunión mensual de política monetaria, el Consejo del Banco Central de Chile acordó reducir la tasa de interés de política monetaria en 25 puntos base, hasta 2,5%, su menor nivel desde septiembre de 2010. La decisión del ente rector sorprende al mercado, que esperaba que el tipo de interés se mantuviera en 2,75% hasta junio.

En un comunicado, el emisor indicó que “el Consejo reafirma su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política”.

Remarcó que cambios futuros en la TPM “dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre las perspectivas inflacionarias”.

El Banco Central expuso que en el plano externo, más allá del reciente aumento de la volatilidad, “las condiciones financieras continúan favorables y los antecedentes siguen apoyando un escenario de mayor crecimiento en el mundo desarrollado”.

La entidad añadió que los precios de las materias primas volvieron a mostrar movimientos mixtos, con una baja del precio del cobre. Con todo, persisten riesgos relevantes. Mientras que en el plano interno, añadió que la inflación anual permaneció en 2,7% y las expectativas de inflación a fines del horizonte de proyección se ubican en torno a la meta. “Las Cuentas Nacionales del primer trimestre mostraron un panorama de actividad y demanda en línea con el IPoM de marzo, dando cuenta del impacto negativo de la minería y la construcción. El consumo privado permanece estable, acorde con el comportamiento del mercado del trabajo”.