Elecciones en Francia

Una victoria frente a Marine Le Pen más amplia de lo que se esperaba, con el 65% de los votos según los primeros recuentos, convierte a Macron, de 39 años, en el jefe del Estado francés más joven desde la Revolución de 1789, en un cambio generacional y político sin precedentes.

Macron obtuvo un buen resultado, marcado sin embargo por una abstención muy elevada (en torno al 25%) a la que se sumó un alto porcentaje de votos blancos y nulos, estimado en un 8%. El nuevo presidente se encontró en una situación paradójica: ganó con mucha ventaja y a la vez sufrió un castigo electoral. Un tercio de los franceses le negaron el apoyo, y otros muchos le votaron sólo para evitar que la ultraderecha, representada por Marine Le Pen, se alojara en el palacio del Elíseo.

Le Pen asumió de inmediato la derrota y, pese a quedar por debajo de sus expectativas, se mostró optimista. Tras felicitar telefónicamente a Macron, anunció a sus fieles la inmediata creación de una nueva fuerza política sin el lastre histórico del Frente Nacional, fundado por su padre como partido racista y xenófobo. Se felicitó por el “esfuerzo valiente y fundacional” que había supuesto la recién concluida campaña y se presentó como jefa de la oposición. “Quienes han recomendado el voto a Macron están deslegitimados para oponerse a él”, dijo.

Según Le Pen, ya no existe en Francia la clásica división entre derecha e izquierda y tampoco existen ya los viejos partidos. “Ahora estamos los patriotas de un lado y los mundialistas del otro”, proclamó, ante una audiencia desanimada.

En la explanada de la pirámide del Louvre, una multitud congregada para celebrar la victoria de Macron inició su fiesta, a la espera de que el nuevo presidente se dirigiera a ellos y a todo el país.

Macron declaró a la agencia AFP que “una nueva página se abre, aquella de la esperanza y la confianza recuperadas”. El presidente Hollande ya se ha puesto en contacto con Macron para darle la enhorabuena y ha destacado que su victoria muestra que la mayoría de los franceses han querido unirse en torno “a los valores de la República”. “Su victoria confirma que una gran mayoría de nuestros ciudadanos quiere unirse en torno a los valores de la República y mostrar su apego por la Unión Europea”.

El candidato de extrema izquierda a estas presidenciales, Jean-Luc Melenchón (caído en primera vuelta) ha declarado mediante su portavoz que “la victoria de Macron es el voto contra Le Pen, no una victoria de las políticas de Macron”.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha sido la primera líder internacional en felicitar al candidato socioliberal por su victoria y ha destacado que ese país es uno de los “más estrechos aliados” del Reino Unido. “La primera ministra (británica) felicita sinceramente al presidente electo Macron por su éxito electoral”, ha apuntado un portavoz oficial del Ejecutivo de Londres en un comunicado.

Desde Alemania, el portavoz de Angela Merkel ha calificado la elección francesa de “victoria para una Europa fuerte y unida”. A la unidad de Europa ha apelado también el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker: “Francia ha elegido un futuro europeo”, ha declarado.

El presidente de España, Mariano Rajoy, también se ha sumado a las felicitaciones y ha hecho una llamada a trabajar de manera conjunta por la unidad de Europa.